Adicción a la limpieza

Adicción a la limpieza 

Comenzando esta historia no se han dado cuenta que entre la familia o amistades hay uno que les molesta la suciedad, tanto que puede exagerar su comportamiento.

Asi me paso con una tía que en varias ocasiones madrugaba para hacer aseo a su casa, utilizando un sin más de productos de limpieza hasta dejarla como una taza de té limpia.

También he visto realities donde muestran personas como por ejemplo una señora que decía que el baño tenía que estar más limpio que el de la casa real de Inglaterra, ella vaciaba el agua del inodoro y lo restregaba en la parte de adentro, también había un señor donde limpiaba su colchón de dos a tres horas al día con productos y su aspiradora y al final pasaba un aparato donde mostraba el nivel de limpieza siendo menos de 400 el puntaje adecuado si era más de este número no estaba haciendo un buen trabajo con la limpieza, decía el. 

Todas las personas podemos tener miedo a cualquier tipo de estímulos, desde animales indefensos, los medios de transporte , el agua o las heces. Hablamos de fobia cuando el miedo a cualquier entidad o situación es muy constante. El miedo a la suciedad, conocido como “rupofobia o misofobia”, es una de las constantes fobias que se han encontrado. A diferencia que no es muy frecuente, resulta interesante analizar por sus características clínicas, como su relación con el trastorno obsesivo compulsivo y el alto grado de impacto. 

Miedo a la suciedad

Las manías o fobias son miedos irracionales que provocan  malestar significativo y/o interfieren en el funcionamiento normal de quien los sufre, en muchos casos mediante la evitación activa de aquello que se teme.

Los que sufren esta causa sienten miedo ante la presencia o la anticipación del estímulo fóbico; en la angorafobia los miedos específicos es habitual que llegue a dar crisis de angustia.

Entre otra parte la rupofobia el estímulo fóbico es la suciedad en una forma extensa: mientras que algunos temen por tipos específicos de “suciedad”, como por ejemplo los microbios (como la germofobia o bacilofobia), entre tanto otras sienten temor a  entrar en contacto con cualquier objeto que sientan como potencialmente contaminante.

Relación con el trastorno obsesivo-compulsivo

Las obsesiones son impulsos o imágenes intrusivos que producen tención emocional, mientras que las compulsiones son rituales conductuales o cognitivos que se usan para oprimir la ansiedad.

Uno de los más comunes de trastorno obsesivo compulsivo es relacionado con la suciedad: Los pensamientos tienen que ver con la posible contaminación o de contaminar a otras personas, mientras los rituales compulsivos es asociado con la limpieza. Como por ejemplo cuando cuando te lavas constantemente las manos.

En los casos en que coinciden síntomas de TOC y de fobia específica a la suciedad suele imponerse el diagnóstico de trastorno obsesivo-compulsivo, puesto que la rupofobia suele ser un síntoma secundario. No obstante, si el miedo irracional es más significativo que las obsesiones o las compulsiones estaría justificado un diagnóstico principal de fobia específica.

Síntomas 

Generalmente experimentan sensaciones intensas de ansiedad y miedo cuando entran en contacto con estímulo fóbico.  Llevando a la mugre principalmente alejándose de ella o simplemente eliminando del cuerpo.

Beautiful young girl cleaning up her house

En algunas ocasiones la ansiedad es tan alta que aparece episodios conocidos como crisis de angustia o ataque de pánico. Según esto estas crisis incluyen tanto manifestaciones fisiológicas como cognitivas, como:

En ocasiones la ansiedad llega a ser tan intensa que aparecen los episodios conocidos como crisis de angustia o ataques de pánico. Según el DSM-IV los síntomas de estas crisis, que incluyen tanto manifestaciones fisiológicas como cognitivas, son los siguientes:

● Aceleración del ritmo cardiaco

● Sudoración

● Temblores

● Problemas para respirar y sensación de ahogo

● Sensación de atragantamiento

● Molestias en el pecho, por ejemplo opresión torácica

● Náuseas y molestias abdominales

● Falta de equilibrio, mareos y desmayos

● Desrealización y despersonalización

● Miedo a perder el control o la cordura

● Miedo a morir

● Entumecimiento u hormigueo (parestesia)

● Escalofríos y sofocos

Sus efectos son dificultades relevantes ya que, a diferencia de los estimulos fóbicos a las alturas y a los grandes depredadores, la suciedad es esporádica en la vida cotidiana. Asi como en casos graves como la misofobia la ansiedad es habitual, en función también de la amplitud del concepto personal de la suciedad.

Causas del miedo a la suciedad

Según las investigaciones sobre los trastornos de ansiedad demuestran que el grado de reactividad fisiológica tiene un elemento hereditario; esto nos da a entender que la predisposición biológica que tienen algunas personas a desarrollar este tipo de alteraciones.

La mayor parte de miedos irracionales se adquieren como causa a experiencias traumáticas. En el caso de rupofobia  es menos habitual, aunque técnicamente es posible que el contacto con la suciedad provoque alteraciones de salud problemáticas.

El temor a la suciedad puede ser muy bien visto en el aprendizaje personas cuyos padres que fueron muy estrictos con la limpieza, tienden a desarrollar estos tipos de trastornos de ansiedad.

Las personas que padecen esta afección encuentran que afecta sus vidas privadas y sociales. Después de todo, ¿cómo puedes vivir una vida normal cuando tienes miedo constante de ser contaminado por gérmenes o infectado por microbios? Cuando evitas los lugares públicos, e incluso en privado, siempre te estás lavando las manos y no puedes soportar el más mínimo rastro de polvo.

Para tratar este tipo de TOC de manera efectiva, necesita saber cómo se originó. Una obsesión con la limpieza puede tener un componente heredado, por lo que una persona que sufre de esta condición puede estar reproduciendo un modelo paterno. Por otro lado, la limpieza obsesiva puede ser una reacción a tener padres desorganizados y poco higiénicos. Hay elementos psicológicos y sociales.

¿Dónde se traza la línea entre la limpieza y la limpieza obsesiva?

Es difícil decirlo, pero hay algunas señales de advertencia que no deben pasarse por alto. La primera podría ser la forma en que tus amigos y familiares ven las cosas. Si parece que han notado su tendencia a limpiar la casa de arriba a abajo o a lavarse las manos más a menudo de lo necesario, téngalo en cuenta. Sin embargo, la persona mejor situada para evaluar su comportamiento sigue siendo usted. Si pensar en las tareas domésticas se convierte en una obsesión en tu mente, es hora de que suenen las alarmas.

Es tranquilizador recordar que una obsesión con la limpieza es una de las formas de TOC que puede tratarse de manera efectiva. El tratamiento con medicamentos puede combinarse con éxito con la terapia psicológica. Sin duda tendrás que trabajar en tu autoestima.

Cinco pasos para superar una infidelidad

Cinco pasos para superar una infidelidad

Si atravesaste por la dura situación de haber descubierto una infidelidad por parte de tu pareja, pero sientes que no debes abandonar su relación te traemos algunos tips para reconstruirla.

La mayoría de nosotros ha tenido que lidiar con una situación en la que nuestra pareja construye una relación paralela con otra persona o advertimos de un desliz por parte de ésta. Nos preguntamos si es posible continuar con nuestro noviazgo o matrimonio después de haber descubierto tal infidelidad y bajoqué condiciones se puede dar esa posibilidad. Si se puede volver a construir un lazo de confianza entre nuestra pareja y nosotros o si es mejor permanecer siempre alerta de otra traición. Si es posible medir el modo en que nuestra relación se vio afectada por la deslealtad para arreglarla o si es mejor abandonar la posibilidad de continuar con ésta.

El sentimiento que más reiterativamente se postra en nuestra consciencia es el de la decepción. Descubrir que fuimos engañados deteriora fuertemente la imagen que teníamos de nuestra pareja y las expectativas que habíamos construido sobre nuestra relación. Los sentimientos que se manifiestan en nuestro interior son muy negativos y es muy difícil deshacerse de ellos, e imposible hacerlo de la noche a la mañana.  Incluso, a veces, son tan fuertes que no resulta viable hacerlo o no vale la pena.

Podemos racionalizar una situación de infidelidad si tenemos en cuenta que, en primer lugar, no somos los primeros en caer en esa decepción. Millones de personas hemos tenido que soportar el dolor que una traición de tal magnitud causa en una relación, en la imagen que teníamos de nuestra pareja y en la imagen que teníamos de nosotros mismos. Es una situación que afecta gravemente nuestra autoestima y nuestro orgullo de la cual no es fácil recuperarse. En segundo lugar podemos concebirla de un modo más inteligente si empezamos a tener en cuenta que tanto la fidelidad como la infidelidad son conceptos que tienen un origen más sociológico que biológico, por lo que las afecciones que pueda causar son reparables mediante el ejercicio psicológico.

Podemos, también, analizar el contexto en el que la infidelidad por parte de nuestra pareja se haya suscitado, pues éste puede llegar a cobrar una importancia incluso mayor a la misma infidelidad. No es lo mismo una aventura en la que incurrió nuestra pareja en un escenario determinado, en un momento puntual bajo ciertas circunstancias que una relación romántica que se haya construido a nuestras espaldas con otra persona.Una situación como esa implica una cantidad de variables mucho más considerables que en caso contrario y se podría presumir una premeditación y una búsqueda por parte de nuestra pareja de establecer los escenarios en los que podrían expresar sentimientos a costa de nuestra confianza, caso en el que el perdonar se hace mucho más difícil.

Es posible superar una infidelidad

Una aventura puede no resultar determinante a la hora de disponernos a superar una infidelidad. Aunque los casos en los que uno de los involucrados en la relación termina comprometido en una situación subida de tono con otra persona se derivó de acciones espontáneas e irreflexivas, la otra parte puede perder, de igual manera, la confianza que había construido para con su pareja y es posible que se sienta insegura sobre si esa situación, en la que su pareja no midió las consecuencias de sus actos, pueda volver a presentarse.

De modo que: ¿qué aspectos tenemos que tener más en cuenta a la hora de resolver superar una infidelidad y seguir con nuestra pareja?- Honestidad. Cualquier problema ante el cual una pareja tenga que enfrentarse tiene que evaluarse abiertamente, con sinceridad. En el caso de una infidelidad existen una gran cantidad de variables que puedan haber llevado a nuestra pareja a buscar cualquier tipo de estímulos en una persona que no somos nosotros y, aunque ello no justifica el engaño del que hemos sido víctimas, decirnos la verdad uno al otro podría solidificar las bases de nuestra relación y facilitar el trabajo de arreglarla mediante la identificación de los puntos flacos de ésta para subsanarlos y construir acuerdos.- Darnos tiempo y espacio. Permitirle un tiempo de reflexión a nuestra pareja es muy importante a la hora de perdonar una infidelidad.

Las primeras reacciones de nuestra parte cuando nuestra pareja nos es infiel son de rechazo, lo cual es consecuencia de la fractura de la imagen, muchas veces idealizada, que teníamos de ella la cual ahora se ve enfrentada a la realidad. Si nos damos nuestro espacio el uno al otro podríamos determinar más conscientemente si es posible o no seguir con nuestra relación.- Evaluar los hechos. Conocer los detalles y el contexto en el que se desarrolló la infidelidad es vertebral en el proceso de recuperación para que podamos determinar si superar el engaño es posible. En este punto es muy importante pedir absoluta sinceridad por parte de nuestra pareja evitando caer en el error de pedir descripción de los pormenores de forma exageradamente detallada, lo cual no ayuda a restablecer los lazos de confianza con la pareja, ni tampoco en las comparaciones que puedan afectar nuestra autoestima.- Pedir no continuar con las interacciones con la otra persona.

Es de suma importancia que la persona por la cual se desató la infidelidad desaparezca del panorama de la relación, así se haya configurado en una simple aventura, ya que la presencia de ellos en escenarios en los cuales estemos con nuestra pareja puede generar incomodidades que eventualmente terminan abriendo rencillas y desatando peleas y problemas.- Partir desde cero. Una vez que la situación ha sido expuesta y hemos discutido con suficiencia respecto a lo sucedido hay que tener claridad sobre el que si se están dando una segunda oportunidad, se está asumiendo un compromiso serio que tiene que respetarse con madurez y responsablemente. Debemos seguir adelante haciendo un esfuerzo por no recordar lo sucedido, lo cual deriva inevitablemente en recriminaciones e, incluso, conductas vengativas.

Aprender a enseñar

Aprender a enseñar

Cada vez es más común escuchar quejas de las personas frente al comportamiento de los jóvenes que son el futuro de la sociedad, la raíz de dichas molestias es justamente la mala educación, pues pese a los esfuerzos de padres y maestros, no es suficiente.

Todos alguna vez hemos escuchado el discurso de nuestros padres, de cómo su infancia no fue fácil, haya sido por la falta de dinero o porque debía trabajar a la par con sus padres para lograr tener una calidad de vida. No obstante, la mayoría de estos padres, son los responsables de las muchas falencias del mal comportamiento de sus hijos, pues a raíz de no haberla pasado tan bien en la infancia, desarrollan ese deseo de protegerlos y de brindarles todo cuanto esté a su alcance para evitar a toda costa que pasen por las situaciones a las que ellos se enfrentaron de pequeños, y es que es obvio que no está mal querer  lo mejor  para los hijos, al contrario, ese deseo impulsa a los padres a esforzarse, el problema es que hay una delgada línea entre lo que está bien y lo que no, porque para educar bien, no es necesario acceder a todo capricho o requisito de los hijos.


Hay que aceptarlo, hoy existen padres que porque no tuvieron una infancia soñada quieren hacerle el camino más fácil a sus hijos, empezando por la escuela, los llevan hasta la puerta para que no caminen, les hacen las tareas de domingo en la noche, porque el pequeño no quiso hacerla cuando era el momento, les compran lo que ellos pidan, porque de no hacerlo podrían ser blanco fácil de sus otros compañeritos; este tipo de cosas son un mensaje claro para que ellos entiendan que esforzarse y luchar no es necesario, y esto causa problemas a futuro, por eso no es extraño ver a hombres que si no pueden pagar el alquiler de su apartamento, sus padres son quienes pagan,  que si se van a casar y no cuentan con los recursos económicos para el matrimonio, sus padres se encargan, hasta cuando tienen hijos, hay casos en los que los abuelos asumen la responsabilidad de comprarles la ropa, pañales o pagar su educación. Con todo esto, los padres en lugar de hacer un bien, solo terminan dañando a sus hijos, pues papá y mamá no son eternos, y cuando no estén para esos hijos, es entonces cuando van a sufrir (que desde un principio era lo que evitaban sus padres), y puede que peor de lo que sus padres pensaban.

De allí la importancia de enseñar a los hijos a resolver los problemas por si mismos, que aprendan a ser independientes en lo que deben serlo, que aprendan a tomar decision es por si solos, puede que existan padres que creen erróneamente que solo las familias con comodidades tienen la capacidad de enseñar mejor a sus hijos y evitar que sufran, pero se equivocan porque cada padre sin importar el nivel socioeconómico al que pertenezca, solo necesita comprometerse y no subestimar a sus hijos, debe pensar que si pudo lograrlo, seguramente su hijo también lo hará, y puede que mucho mejor, pero todo dependerá de los padres y su voluntad para enseñar, para hacerlo, primero hay que estar convencidos de la importancia de la formación, tener claro que con buenos cimientos se obtendrán buenas bases y así se evitaran decepciones y sufrimientos futuros para ambas partes. Es necesario aprovechar la convivencia familiar diaria para fortalecer vínculos y generar un ambiente agradable para obtener buenos resultados.

La educación en valores puede ser un muy buen punto de partida, para lograrlo, es importante que los niños conozcan lo que es el bien, que lo acepten y que lo promuevan, los padres pueden ayudar a los niños, realizando hábitos operativos buenos para que ellos los conozcan y se acostumbren a ellos, y de esta forma puedan replicarlos en los diferentes entornos que frecuentan. 

Teniendo en cuenta que la primera escuela en valores es la familia, es importante que como padres actúen de forma coherente con lo que quieren proyectar, si un día cualquiera reciben una llamada y les dicen a sus hijos que los nieguen, le están dando pie al mismo para actuar de manera similar, pero si por el contrario ante estas situaciones toman las riendas y dominan la situación, estarán enseñando una gran lección a los pequeños.

Existen aspectos diarios que influyen demasiado en la formación, el tener reglas es uno de ellos. Por ejemplo, la mayoría de nosotros siempre que pensamos en ordenar, sentimos esa sensación de pereza, porque para muchos en nuestra infancia, fue una labor impuesta, pero para nadie es un secreto que luego hacerlo, la satisfacción es grata porque luego de hacerlo nos queda claro dónde encontrar cada cosa que necesitemos; este es un ejemplo claro de que  a pesar de que las reglas son importantes, el que tengan sentido y valor las hacen consistentes, si le pedimos a nuestros hijos organizar su cuarto, y les damos una razón con sentido para hacerlo, y además les mostramos el beneficio, en adelante no van a relacionarlo con una orden innecesaria, sino un acto de bien propio.

No obstante, no se trata de solo enseñar, también tiene sentido el cómo reaccionamos erróneamente a diferentes situaciones, pues  no debemos juzgar a la persona sino a su conducta, porque la conducta es lo que está fallando y puede mejorar, la persona no, es decir, cuando nos referimos al niño diciendo: ¡que mentiroso eres! lo que podemos decir es ¿podrías ser un poco más honesto?, porque el “eres” tiene mucho poder sobre la persona y sus actos, y por lo que general lo que está mal es la intención. Visto desde otro punto, si el hijo comete un error, la penitencia debe estar basada en sus acciones y no el enojo que le producen al padre, si por ejemplo destruye algo, él debe ayudar a repararlo y no darle una semana o mes de castigo, esto es parte de la autonomía moral para educar.

25 valores fundamentales para educar a los niños

25 valores fundamentales para educar a los niños

En el proceso de desarrollo infantil, es primordial que el niño tenga un modelo normativo que mediante un proceso de autocrítica le permita adquirir la capacidad de razonar sobre sus propias acciones y emitir juicios de valor sobre situaciones concretas, así poder evaluar si sus comportamientos se ajustan o no a los lineamientos morales y éticos que la cultura y la sociedad han definido como deseables. La enseñanza de los valores inicia en el hogar, promovida por el ser y el hacer de los padres y de los adultos protagonistas en la vida del niño; luego en el colegio el niño los amplía y fortalece para incorporarlos finalmente y definir cómo se comportará individual y socialmente. Cada sociedad alrededor del mundo establece su propia escala de valores con base en lo que se considera ejemplar para el funcionamiento de la sociedad junto a una reconstrucción cultural que pasa de generación en generación.

La clasificación de los valores según Max Scheller se divide en los valores sociales, económicos, éticos, religiosos, vitales y estéticos. De acuerdo con eso, la lista de valores puede llegar a ser muy amplia pero, existen algunos que se consideran definitivamente necesarios para funcionar socialmente. A continuación presentamos una recopilación de estos valores fundamentales que deben ser inculcados: 

1. Amabilidad: con pequeñas actitudes o tareas tales como compartir elmaterial escolar con sus compañeros, saludar a las personas conocidas, dar de comer a su mascota o agradecer a sus padres la comida que cada día le preparan.

2. Respeto a la diversidad: Los niños deben aprender a amar a sus compañeros y a los demás, independientemente de su color de piel, de sus rasgos o si habla otro idioma, y a respetar su cultura y sus tradiciones. 

3. Obediencia: El aprender a ser obediente consiste también en explicarles el por qué es necesario que se hagan las cosas que se le piden al niño. 

4. Amor a la Naturaleza: Para conseguir que los niños tengan amor por la naturaleza el mejor camino es enriquecer sus vivencias, planificar actividades al aire libre con el objetivo de enseñarlos a amar el medio ambiente.

5. Amistad: Se debe procurar el afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otras personas.

 6. Tolerancia: Ser tolerante es ser condescendientes y permisivo con alguien, es no impedir que haga lo que éste desee, es aceptar y admitir la diferencia o la diversidad.

 7. Bondad: Para conseguir que los niños sepan qué es la bondad, el ejemplo es la mejor herramienta, el modelo que le ofrece el adulto le dirá mucho más que mil palabras.

8. Perseverancia: Es muy importante que los niños aprendan a ser perseverantes, es brindará de estabilidad, confianza en sí mismos, y madurez. Para que su esfuerzo sea continuo, educar a los niños en el valor de la perseverancia, les hará sentir más felices, más trabajadores y realizados.

9. Respeto al bien común: La naturaleza, así como las calles, plazas, lagos y fuentes, son bienes comunes que deben aprender a respetar.10. Generosidad: Para conseguir que los niños sean generosos, es necesario educarlos en este valor poco a poco. Si los padres aprueban sus pequeños esfuerzos, les estarán motivando a seguir con estos actos generosos, enseñar a los niños a prestar sus cosas es un buengesto de generosidad que se puede practicar.

11. Honestidad: La honestidad es uno de los valores más importantes a la hora de educar la personalidad y el carácter de los niños, ser honesto es una actitud que siembra confianza en uno mismo y lo hace actuar siempre con base en la verdad y en la auténtica justicia.

12. Gratitud: Enseña a tu hijo a dar las gracias, se puede enseñar a los niños a practicar la gratitud de distintas maneras y en diferentes ocasiones pero dar las gracias o agradecen las situaciones cotidianas es una de las formas más fáciles de practicar.

 13. Compartir: Una de las habilidades más difíciles de enseñar es la de compartir y aunque puedan aprender a compartir desde muy pequeños, la mayoría de los niños sólo estarán preparados para compartir juguetes y otros materiales a partir de los cuatro o cinco años de edad. 

14. Colaboración: La cooperación o colaboración es una de las tareas más dignificantes que los padres y los educadores pueden enseñar a los niños con actividades diarias del hogar.

 15. El ejemplo: el ejemplo es una de los más valiosos instrumentos educativos con los que cuentan los padres. Es en casa donde los niños encuentran su mejor escuela, y es que la familia proporciona al niño todos los estímulos para su desarrollo y crecimiento.16. Responsabilidad: debemos dejarlos ser responsables consigo mismos, con los demás, con sus deberes y compromisos.

17. Organización: tareas diarias como guardar y organizar sus juguetesayudan a enseñar este valor.

 18. Paciencia: La paciencia es uno de las enseñanzas que más cuestan enseñar a los niños, y es que además de ser impacientes por naturaleza y querer algo de forma inmediata, les cuesta entender el concepto del tiempo.19. Empatía: podemos enseñar a nuestros hijos a que se pongan en el lugar del otro, una capacidad que les hará empáticos y respetuosos con los demás.

 20. Perdón: Pedir perdón y perdonar es un acto que debemos enseñar en el día a día.

21. Piedad: Una virtud que pone de manifiesto la voluntad de ayudar ante los problemas de otra persona. Actualmente vivimos en una sociedad en la que se ha perdido el respeto por el prójimo o lo ajeno, y que representa una falta de afecto entre iguales. 

22. Fidelidad: es importante enseñar la capacidad de no engañar o no traicionar a los demás.

23. Puntualidad: El valor de la puntualidad es algo que se aprende y que en un futuro le será muy útil al niño pues en la mayoría de sociedades la impuntualidad está vista como una falta de respeto y tiene consecuencias negativas.

24. Coraje: es importante que los niños aprendan a tener coraje ya que es un valor que les ayudará a enfrentarse a diferentes situaciones a lo largo de sus vidas. 

25. Comprensión: es muy importante educar a los niños para que sean comprensivos y puedan ponerse en el lugar de otra persona.

El amor es una decisión no un sentimiento

El amor, es algo que todos los seres humanos buscan y que no es fácil de mantener o entender para muchas personas. Esto surge en muchos casos porque se piensa que el amor es un sentimiento, una emoción, algo que no es consciente ni voluntario. La realidad es que el amor va mucho más allá de eso, es realmente una decisión de cada persona y una elección que se hace cada día cuando se tiene una pareja. 

Cuando las personas se casan, normalmente lo hacen estando enamorados y tienden a pensar que esta emoción durará eternamente. Si bien esto puede suceder, en la mayoría de los casos, la sensación de enamoramiento no dura para toda la vida. ¿Entonces a veces nos preguntamos cómo es posible mantener vivo el amor? En este artículo te explicaremos más acerca de por qué el amor va mucho más allá de un simple sentimiento y, en realidad, es una decisión. 

Algunas personas tienen la fortuna de durar un par de años enamorados, otros lo logran un poco más, pero en algún momento a todos les disminuirá un poco el sentimiento. Esto pasa porque las emociones cambian de forma permanente y no son estáticas. 

La imagen que tenemos del amor, generalmente, está asociada a la pasión. Al fuego que sentimos cuando vemos a la persona que amamos, a la emoción y excitación que se produce cuando estamos en la etapa del enamoramiento.  Estas sensaciones nos hacen ser más románticos, creativo y, hasta incluso, sentirnos más atractivos. Todas esas cosas, a pesar de ser hermosas, no duran para siempre y no son la esencia misma del amor. 

Lo que pasa, en muchos casos, es que cuando esa pasión se acaba o se disminuye, las personas creen que han dejado de amar a su pareja y que lo que deben hacer es separarse o divorciarse. Lo que argumentan las personas que toman esa decisión es que ya no sienten nada por su pareja y que deben buscar a alguien más que si los haga sentir de esa manera. 

Dicen no sentir nada, a veces, hasta sienten que ya no toleran a su pareja y que no soportan estar a su lado. Lo que dicen que es que es más fácil renunciar porque creen que es lo mejor para ambos, que así no se harán daño y que tendrán un oportunidad de ser felices otra vez. Es por esto que hoy en día hay muchos divorcios y familias rotas que no han logrado la meta del “felices para siempre”. Culpamos a la falta de emoción y sensaciones y le damos paso a la separación como una solución a estos problemas. 

Es normal que todos queremos sentirnos enamorados, es muy especial tener una persona por la cual sentirnos apasionados y emocionados día a día, nadie lo niega. Nos parece aburrido estar con alguien que no nos haga sentir así, por lo cual creemos que la mejor solución es acabar la relación para poder encontrar la felicidad de nuevo. Creemos que no es posible estar con una pareja con la cual no sentimos nada, no nos parece normal ni sano. 

Cuando eso pasa, decides cambiar de pareja; tienes una nueva que te hace sentir feliz y enamorado y crees que esta pasión ahora sí será para siempre. Pero, lo más normal es que este fuego empiece a disminuir paulatinamente y de pronto te veas nuevamente tentado a cambiar de pareja porque ya no sientes nada por esta nueva persona. 

He aquí entonces el problema de considerar que el amor es un sentimiento. Claramente los sentimientos son inevitables e importantes en nuestra vida, pero no podemos dejar que esta sea nuestra única fuente para actuar porque seremos personas inestables y conflictivas siempre. 

Si cambiamos el enfoque con el que vemos el amor y nos damos cuenta que en realidad es una decisión, tendremos más posibilidades de mantenerlo vivo y de lograr que nuestras relaciones mejoren. El amor como una decisión es la forma más segura de hacer que este se mantenga vivo, y que logres cumplir ya sea el pacto que hiciste con Dios o el compromiso legal que adquiriste. Así, el amor podrá prevalecer por encima de tus sentimientos y demostrarás lealtad a aquella persona a la que decidiste amar por el resto de tu vida. 

El amor como una decisión permite tomar otra serie de pequeñas decisiones que también nos ayudarán a mantener esos sentimientos de pasión vivos el mayor tiempo posible; podemos decidir ser detallistas, amorosos, comprensivos, ser mejores compañeros de vida y muchas otras cosas, más allá de nuestros sentimientos y personalidad. 

Sin embargo, es importante aclarar que para que una relación inicie y se mantenga, también es importante sentir cosas por la otra persona como admiración, respeto, amor, deseo, etc. Pero ojo, esta condición no puede ser la única para estar una relación con alguien, la decisión de estarlo y de permanecer en ella también es clave. Esto implica que reconocemos que los sentimientos pueden cambiar con el tiempo pero que nuestra decisión de estar con la otra persona se mantendrá. 

Recordemos que también es posible revivir la pasión y las emociones. Hay muchas maneras de lograr esto, no necesariamente el hecho de decidir estar con alguien para toda la vida tiene que ser algo aburrido o monótono. Por el contrario, esta decisión puede estar acompañada de muchas emociones si ponemos el esfuerzo adecuado para lograrlo. 

La mayoría de parejas tienen momentos buenos y malos, se trata de estar en las buenas y en las malas, de saber llevar todo aquello que la vida nos trae con la mejor actitud y reconociendo las cualidades por encima de los defectos. De decidir cada día amar al otro, honrando el compromiso que hicieron ante Dios o ante la ley y entre ustedes mismos. Ahora bien, hay algunas ocasiones en las que se produce el divorcio por razones que van más allá de los sentimientos y son muy respetables, pero este debe ser siempre el último recurso. 

Amar cada día es una decisión, no es nada fácil, pero se puede lograr con constancia, determinación y pasión como todas las cosas en la vida. Así se podrá lograr el “final feliz” de cuentos, con trabajo duro pero con mucha felicidad de por medio.

Las cinco estrategias para alcanzar el éxito de un matrimonio

“Comer una naranja es como llevar un buen matrimonio”
-Juan Topo-

Algunos noviazgos terminan llevando a las parejas al altar. Cuando dos personas deciden casarse es porque el compromiso que adquirieron cuando empezaron a estar juntos ha cobrado un nuevo significado y ha arrojado sobre la relación nuevas expectativas.

Ahora han decidido dar un siguiente paso y ratificar contractualmente su intención de pasar juntos el resto de sus vidas para así hacerse compañía, amarse y construir un proyecto de vida juntos. Es un deseo que cobra mucha fuerza en algún momento de las relaciones de pareja y, cuando éstas deciden casarse, su anhelo es pasar una vida larga vida junto al otro en el que la felicidad y el amor sean asunto de cada día.

Para que a un matrimonio el amor le dure por muchos años y que el proyecto matrimonial alcance el éxito hay que construirlo sobre muchos valores como la comprensión, la fidelidad, el apoyo y el amor, lo cual no siempre es fácil de conseguir. De por sí las características que nos diferencian a unos de los otros, sin emociones de por medio, hacen de las interacciones humanas un asunto complejo. Aunque uno pensara que cuando esas relaciones se reducen a dos personas el tema se simplificaría, la verdad es que no es así. Si no se invierte una buena cantidad de tiempo en una relación y no se trabaja en función de ella ésta puede empezar a fallar hasta que uno de los dos decida terminarla.

Debido a todo lo anterior sería recomendable tener en cuenta algunos consejos para que, si amas a tu pareja y quisieras que esto dure entre ustedes dos para toda la vida, su matrimonio dure mucho tiempo, sea sólido y su lazo sea inquebrantable, pero, por sobre todas las cosas, para que la felicidad que pasan estando el uno con el otro la compartan siempre.

1 – No esperes que tu matrimonio sea perfecto

Todos los matrimonios son una lucha por tolerar y aceptar las diferencias que el uno tiene con el otro. Es un asunto que toca a todas las parejas casadas. No pongas a tu esposo o esposa, ni tampoco a tu matrimonio, en un altar porque si no alcanza las expectativas que te trazaste al comienzo de éste (y te encontrarás con situaciones en que no las alcanzará) la frustración y la tristeza te invadirán de tal modo que será difícil sobrellevarlo. Los matrimonios felices no necesariamente tienen que ser un modelo de perfección. Aceptar los defectos y las deficiencias que tenga cada persona en una relación es muy importante para vivir en armonía.

2 – No creas que tu pareja deba cambiar después de intercambiar votos

Cuando decidiste pasar el resto de tu vida con esa persona es por la enorme cantidad de detalles que tiene y con éstos te hace sentir bien, si no fue esa la razón ¿Por qué decidiste comprometerte a pasar tu vida con ella? Esperar que tu pareja cambie en algún aspecto, ya sea físico, forma de ser o en cuanto alguna o algunas de sus conductas porque te ama es absurdo. Dicen por ahí “el amor suma, no resta” y buscar arrancar rasgos de la personalidad de tu pareja a partir del compromiso que adquirió contigo es restar. Si amas a tu pareja la querrías como es, de lo contrario debes de darte cuenta que ésta no es la indicada para ti.

3- El vínculo fraternal fortalece el amor

Si entre una pareja no existe un vínculo de complicidad y amistad el amor no es verdadero. Sin duda alguna el aspecto más importante en el desarrollo de la vida matrimonial que la mantenga sana y feliz es que las personas que hagan parte de tal compromiso no se vean uno al otro sólo como socios o cónyuges, sino que encuentren en el otro a su mejor amigo. Es muy común encontrarse con personas cuyos matrimonios terminaron acuñando frases como “fuimos buenos amantes, pero nunca llegamos a ser amigos”.

Hay que dejar atrás la concepción de que los miembros de un matrimonio y los amigos son dos categorías distintas. Si hay amistad el amor prosperará.

Generalmente a la gente le gusta estar con sus amigos porque se siente a gusto con su compañía, porque su presencia nos mantiene relajados, porque comparte con ellos varios intereses y, sobre todo, porque se pueden expresar frente a ellos sin prejuicios y espontáneamente. Lamentablemente, en algunos casos, hay personas enfrascadas en un matrimonio en el que no se pueden expresar con libertad y que, cuando lo hacen, siempre se empiezan a abrir rencillas y aparecen los problemas. Cuando este tipo de situaciones se presentan es poco probable que el matrimonio sea duradero, ya que no hay amistad en éste.

4- Explorar el mundo de la otra persona

Evidentemente tu esposo o esposa no es igual a ti. Hay que caer en cuenta de que son dos personas diferentes que se desenvuelven en contextos distintos y con gustos y preferencias únicos. Es muy importante explorar permanentemente el mundo de la otra persona. Encontraremos que hay cosas que consideramos irrisorias pero tal vez para la pareja no lo sean.

No te centres en las diferencias que los separan, sino en las cosas que los unieron, y también las que han encontrado juntos que los mantienen juntos. El respeto es vertebral. Si hay muchas cosas que te sientes obligado u obligada a tolerar la incompatibilidad podría convertirse en un asunto serio.

5- Fidelidad

Y no sólo fidelidad sexual, sino también la emocional. Invertir tu energía en esa persona, acompañarla y quererla no se trata sólo del desempeño o la cantidad de veces que terminan entre las sábanas. Demostrarle siempre que tu cariño le pertenece sólo a ella en todos los aspectos de la vida y, por supuesto, en la cama, es un tema de suma importancia para alcanzar un 

La depresión y el autoestima

En la sociedad actual se ve una clara tendencia hacia los sentimientos de soledad y depresión. Sea por una creciente sensación de estar aislados, de no ser lo suficientemente importantes para las demás personas, o por diversas causas de lo más diversas. Sin embargo, aunque esto no sea algo nuevo, sí es notable la creciente tendencia del número de personas que lo experimentan, y esto se asocia directamente a la conformación de un nuevo de tipo de sociedad de la que somos testigos. Una que desarrolla exponencialmente sus artefactos tecnológicos, una que emerge como una erupción de información desbordante y que amenaza justamente con efectos secundarios imprevistos: la falta de compresión de nosotros mismos.

Esto se da porque la depresión, que asociamos con eventos sociales externos, se deriva más bien de la relación con nosotros mismos. Sí, escuchó bien, de uno consigo mismo. A pesar de que, como decíamos inicialmente, las causas de la depresión puedan ser de lo más diversas, sí es conveniente reflexionar sobre la depresión como una falta de aceptación de nosotros mismos, como una desarmonía más interna que externa. 

Generalmente la depresión está relacionada con una serie de inconformidades con los demás que nos hacen no solo tambalear, sino bajar nuestra autoestima hasta el punto en que emocionalmente llegamos a “tocar fondo”, como se dice. Cuando esto pasa, nos desacreditamos. Y llegamos a no aceptar cierta parte de nosotros mismos por sentir el rechazo de una o varias personas, muchas veces por la imagen que puedan tener de uno mismo.

En ese orden de ideas, estaríamos condenándonos a nosotros mismos por cierta aceptación de los demás que no siempre se da. Estaríamos dependiendo exclusivamente de la aprobación de las demás personas para sentirnos bien con nosotros mismos. Hago énfasis en que no es fácil equiparar todas las situaciones como algo igual, pero sí es posible determinar ciertos patrones que nos lleven a sentirnos profundamente mal. Por ejemplo, el rechazo en el plano sentimental de una persona con quien pretendíamos entablar una relación o continuar con ella.

Inmediatamente al episodio de rechazo, nos sentimos morir y vienen pensamientos como “¿Por qué a mí?” y cosas similares, empieza una recaída y una subestimación de nosotros mismos que hace que todo lo demás sea insignificante, simplemente creemos que no valemos la pena pues ese otro no lo ha aprobado así.

¿No es este un grave error?, quiero decir, ¿no estaríamos cometiendo un error enorme al poner nuestra aceptación y nuestro valor en juicios externos?

Eso precisamente es lo que ocurre, esta perspectiva equivocada de uno mismo y el inicio en muchos casos de depresión derivan evidentemente de una falta de conciencia de uno mismos. Pensando que lo único que te da valor como persona son esos factores externos que no tienen nada que ver con quién eres no es una forma saludable de vivir. Los juicios externos, incluso, pueden ser totalmente equivocados, pues solo uno conoce sus límites, sus debilidades y sus valores.

Otro pensamiento tóxico que podrías llegar a aceptar como una realidad es que alguna acción o error del pasado te define.

Atención con esto, porque antes que nada uno debe asumir que es un ser humano y que por tanto comete errores, pues nadie es perfecto. Entonces, reconociendo nuestra imperfección y nuestra natural tendencia al equívoco, analicemos, más que un número de errores cometidos, nuestros aspectos a mejorar y nuestros propios comportamientos atener en cuenta.

En último caso, se trata sobre todo de determinar nuestro valor con base a qué tanto damos a los demás. No de forma interesada, cuidado, porque hay actos de “bondad” que esconden una maraña de intenciones que van más de cuerdo a cierto protagonismo de “yo hice, véanme”, o de “yo dije, reconózcanme”. Se trata de que solo seremos seres valiosos en la medida en que podamos dar de forma desinteresada.


Y dar es dar sin importar a quién, como dice algún viejo refrán. El valor que se otorgue a las acciones desinteresadas que un opuede realizar por los demás es algo que solo uno mismo puede determinar. Nuestra conciencia es la única capaz de discernir hasta qué punto nos aprobamos a nosotros mismos. No debemos ser tan irresponsables de dejar en manos de otros nuestra aceptación.

Después de pensar esto, después de reconocer estos puntos, queda cierta conclusión en cierta medida paradójica. Pues si inicialmente creíamos que nosotros valíamos por lo que los demás puedan pensar o decir de uno, luego se pasa a entender que esa energía que se gasta inútilmente en ese agobio, se encamina o se centra en esforzarse íntimamente y sin rendirle cuentas a nadie, en hacer las cosas conscientemente bien, en dar al otro sin esperar nada a cambio y, en últimas, a sentirnos bien con nosotros mismos, a reconciliarnos con nuestros actos y nuestra vida vamos a hacer las cosas en el “sentido contrario”, si se quiere.

Pues lo paradójico es que en esta forma de hacer las cosas se pasa de darle prioridad al otro para lo concerniente a uno mismo, pero en esa misma medida, solo al darnos esa prioridad como individuos que se aceptan y se hacen cargo de su propia autoestima, vamos a poner como prioridad al otro.  Partir de ahí entendemos que solo siendo útiles para los demás lo seremos para nosotros mismos. Por eso decía que era como un movimiento a la inversa, pues el resultado es que el otro termina siendo lo importante, y no porque uno no lo sea, (ahí podría radicar el nivel de medición de la verdadera aceptación previa) sino porque el otro termina siendo igual de válido que uno mismo.

Preocuparse por el otro honestamente es el resultado de la aceptación propia y de la autoestima necesarias para vivir de una manera satisfactoria y menos ominosa, es la paradójica consecuencia de hacer las cosas al derecho, de adentro para afuera.

Beneficios del perdón

El perdón nos beneficia grandemente  cuando decidimos perdonar y lo mismo ocurre con todo tu alrededor. Ya sea que necesites perdonar a los demás, o la necesidad de perdonarte a ti mismo, al hacerlo te libera del pasado y te permite cumplir con tu verdadero propósito. El perdón te permite liberarte de las creencias y actitudes limitantes.

El perdón te ayuda a alcanzar incluso tu metas  más prácticas e inmediatas y te ayuda a llegar muy lejos. Tal vez quieras un trabajo mejor, para ganar más dinero, tener mejores relaciones o vivir en un lugar agradable. El perdón te ayuda a lograr todo esto únicamente si tú quieres y decides perdonar, si tú no perdonas entonces tu vida está atrapado en el resentimiento, la ira, el dolor y el sufrimiento de algún tipo. Es como si trataras de montar una bicicleta con los frenos parcialmente puestos todo el tiempo. Te hace más lento, te frustra y a medida que quieras avanzar esto te lo impedirá y hará que sea muy difícil avanzar. 

Las decisiones que tomes en tu vida y las cosas que creas que son posibles todas serán influenciadas por las formas en las que no has perdonado, a medida que aprendas a perdonar los malos pensamientos y sentimientos tristes consiguen liberarse y pueden fluir y crear la vida que deseas en lugar de limitarte, o crear más sufrimiento todo  depende de tus buenas o malas decisiones.

Si no quieres aprender a perdonarte a ti mismo para beneficiarte, entonces, aprender a perdonar para que puedas beneficiar a otros. A medida que aprendas, túbeneficias a todo el mundo que está en contacto contigo.

Tu pensamiento será más claro y más positivo que antes. Tendrás mucho más para dar y más fácilmente disfrutarás compartiendo lo que tienes. Te convertirás en alguien naturalmente y fácilmente más amable, generoso y solidario con los demás. Vas a tener una actitud diferente, más feliz y positiva con las personas que por más problemas que tengas siempre con una sonrisa y buena actitud  y van a responder positivamente a esos cambios en tu vida, aquellas personas que te rodean. 

¿Es mejor estar cerca de una persona que perdona o de una que no perdona?

Si, por supuesto que lo es, una persona que perdona siempre es mucho más fácil, tiene otro tipo de vibra más positiva y más  da gusto estar cerca de ella, que de una que no perdona tiene luego otro rostro más y te transmite mala onda. La calidad de tu vida depende de la calidad de tus relaciones. Cada aspecto de tu vida va a cambiar para mejor a medida que aprendas y decidas perdonar, ya sea algún familia, vida laboral o  tu vida social porque el perdón es una decisión no un sentimiento, y esto ayudara a mejorar tus relaciones, debido a que tu actitud va a mejorar. A medida que tus relaciones mejoren, entonces todos los aspectos de tu vida también mejoraran. 

Si deseas pasar a niveles superiores del éxito, el perdón te ayudara a lograrlo. Si quieres un mejor trabajo y ganar más dinero. El perdón te ayudará a tener el tipo de actitud que te dará mucho éxito en tu trabajo. 

También debemos aprender a perdonarnos a nosotros mismos, herirte a ti mismo, negándote a perdonarte a ti, perjudica también a otros. Si no te perdonas a ti mismo, entonces te castigarás por negarte las cosas buenas de la vida. Cuanto más te niegas a ti mismo menos tendrás que dar. Cuanto menos tienes que dar menos puedes beneficiar a aquellos que te rodean. Cuando dejes de limitar lo que recibes entonces dejas de limitar lo que puedes dar. Todos se benefician cuando te perdonas, ya que entonces te permites másbien en tu vida, y tienes mucho más para compartir.

Cuando perdonas, te vuelves mejor en todo, mejor esposo/a, mejor hijo/a, mejor alumno/a, cuando perdonas estas más abierto para el éxito en la manera que sea significativo para ti. A medida que aprendas a perdonar, lo que parecía imposible no solo se haráposible, sino que puede incluso llegar a ser fácilmente alcanzable.

El perdón te ayudará hasta incluso en tu relación con Dios, quien es el único que puede ablandar tu corazón para que perdonar no sea tan difícil. 

Definitivamente el perdón te libera de muchas cosas, hasta de problemas de salud, será como si pudieses ver tu vida desde arriba y pudieses ver la forma másrápida de llegar a donde quieres estar. La vida se abre frente a ti, nuevas oportunidades surgirán como de la nada. Coincidencias felices ocurrirán donde te encuentras con la persona adecuada en el momento justo. Las ideas o respuestas vendrán a ti como tú la necesitas.

A medida que aprendas a perdonas, las habilidades que habían estado latentes en tu interior, surgirán y descubrirás que tú mismo eres una persona mucho más fuerte y capaz de lo imaginado previamente. Partes de ti mismo que no podían prosperar en el suelo frígido de la falta de perdón comenzara a crecer, vas a dejar de luchar y luchar sin respuestas, vas a encontrar más flujo fácil y la vida será mucho másagradable  y mucho más placentera.

Practica el perdón, influencia a otros para que perdonen, nunca es demasiado tarde para perdonar a aquellas personas que te han herido o te hicieron sentir insuficientes en la vida, decide perdonar y veras que todo te irá bien, tú te sentirás bien y harás sentir bien a otros, no te amargues la vida por cosas que te sucedieron en el pasado a causa de personas o de situaciones traumatizantes que afectan profundamente nuestro ser.

También, como sabemos perdonar no es olvidar, pero cada vez que nos recordemos de aquella situación reviviremos con una sonrisa en el rostro sin tristeza ni llantos porque nuestras heridas al perdonar de verdad se cierran y ya nunca más se abren y cada vez que  nos acordamos  ya  no experimentamos la misma tristeza.

Después de la luna de miel

Después de la luna de miel

Uno de los días más importantes en la vida de toda pareja de recién casados ya ha pasado y ha sido todo un éxito.  Son momentos que jamás los podrán olvidar ya que superan con creces lo que habían imaginado.

Es más que seguro que traen en sus maletas las experiencias más increíbles, pero es el momento de empezar el camino juntos, el día a día, las situaciones que se les irá presentando y a los que deben enfrentarse con sabiduría y respeto.

En casi todas las parejas, esto genera una incertidumbre para los recién casados enfrentar los primeros días después de la luna de miel, saber que se debe cambiar el enfoque, es una nueva y apasionante etapa que se debe enfrentar con amor y sabiduría

Es el momento en el que hay que aprende a turnarse el mal humor, es bueno entender que disgustarse a la vez no es lo más conveniente, ya que ambos perderían el control en lo que se dicen, y sería una tragedia.

Imagínese que uno es el piloto, y el otro el copiloto.  Ambos no pueden salir al mismo tiempo de la cabina de control.  Alguien tiene que llevar el mando, mientras el otro debe estar atento y seguir las instrucciones.

Es importante que no existan gritos entre ambos, a no ser que la casa se esté incendiando, allí si se permiten los gritos.  Todo ruido desagradable es nocivo en el hogar.

Los gritos y las palabras hirientes en una pareja son como una bomba atómica y la única bomba que debería existir en una casa en la bomba del amor.

No olviden complacerse mutuamente, siempre que no haya una razón de mucho peso.  Si alguno se niega a los deseos del otro, que siempre exista una razón.  Pero esto tienen que hacerlo de mutuo acuerdo.  Así ninguno de los dos será el consentido, y ninguno de los dos se convertirá en protector.

Cuando haya una oportunidad de lucirse en una conversación, procuren que el lucido sea el otro, es un pequeño detalle que la mayor parte de las veces no cuesta nada pero que se agradece mucho.

Cuando esto se ha convertido en costumbre, crea un ambiente de agrado continuo, ya que nada agradecemos tanto como el que se reconozcan nuestros valores. 

Deben dejar atrás, sin miedo  y por completo su antigua vida de solteros, eso no hará que pierdan su identidad ni  su valor personal, sino los hará crecer día a día en el amor ya que realizarán todas sus actividades como pareja.

En el matrimonio uno más uno es más que dos.  Sus pasatiempos, sus amigos, sus familias, sus creencias religiosas incluso no deben ser causa de separación, sino oportunidades y desafíos a los que se deben enfrentar e ir creciendo juntos derribando barreras y fortaleciendo su relación

Un hogar basado en la fe, la confianza, y el respeto mutuo es un hogar abierto.  Ustedes necesitan, por supuesto su privacidad pero no deben encerrarse en sí mismos.  Es importante formar amistades que compartan sus mismas características, parejas nuevas y también parejas que ya tengan más experiencia que ustedes en este camino, ya que se irán ayudando unos a otros en la construcción diaria de su relación.

No olvide que nunca deben remover el pasado, ni la conducta errada, ni la discusión, ni la falta que ya pasó y que ahora no existe.  Para ustedes dos, sólo existe el momento y el futuro inmediato, nada más.  No existe el pasado ni el futuro lejano.  Remover el pasado, sobre todo, es crear situaciones difíciles, sin necesidad.

Que nunca termine un día con un enojo, todos los días a pesar de las diferencias, deben terminar con una palabra de afecto y tratar de perdonarse los malos ratos que hayan surgido en el día.

Es bueno que al final del día, se den un cumplido, una ternura, una alabanza por algo que se hizo bien, una promesa, en fin, tantas cosas que con el tiempo van a poder descubrir que es lo más importante tanto para uno como para el otro.

Tener en cuenta que siempre al retirarse a la alcoba, que haya una sonrisa en el rostro de ambos.  Más no esperen nunca que el otro de el primer paso, dalo tú primero.

Es importante entender que las dificultades son inevitables, que la vida conyugal irá planteando sus diferentes aristas.  Todo año tiene sus días de sol, de lluvia, de vientos hasta de grandes tempestades, pero más importante aún es tomar esos momentos para alimentar sus vidas y perpetuarla.

Muchas parejas se miran uno al otro antes de la boda, para después mirar cada quien para su lado.  La boda no es la culminación de un proceso amoroso, sino del principio de una gran responsabilidad.  Soñar con la boda es bonito, y hacerla realidad es fácil¨lo que casi nadie hace es pensar llegar a cumplir 50 años de unión y eso es lo que verdaderamente justifica una gran celebración, porque ahí es donde está el éxito, y ello requiere mirar ambos al frente y en la misma dirección cada día.

Muchas parejas caen en el error de pensar que amar es fácil, pero amar es un arte, un arte que dominado, nos enseña a dar y no a esperar recibir, pues la satisfacción del dar nos hacer felices, dar nuestro tiempo, dar nuestras palabras, nuestros pensamientos, dar de nosotros, y de esa forma amamos.

El matrimonio debe apuntar a ser un camino donde la pareja camine unida hacia el camino de la felicidad, y donde obtendrán su premio al superar obstáculos, trabajando por metas, llegando a acuerdos, haciendo gala de tolerancia y tomando la bandera del respeto, entre muchas otras pruebas.   

La pareja es un pacto, es decir se debe tomarlo con mucha mesura, tratando en todo momento de no quebrantar ese pacto de amor que se ha hecho.

Es importante asumir que los dos son solo uno y que el trabajo, sus deseos y expectativas deben ir orientados al bienestar mutuo.

Celos: ¿amor?, ¿Preocupación?, ¿cariño?, ¿obsesión?, ¿enfermedad?

Celos: ¿amor?, ¿Preocupación?, ¿cariño?, ¿obsesión?, ¿enfermedad? 

Amor solo estoy preocupada por ti, cariño es la última vez que pasa, créeme que es por tu bien, tú me obligaste a hacer esto, es porque te amo… Estas y muchas más son frases que se suelen escuchar de las personas que suelen tener celos, pero ¿realmente es una forma de afecto y preocupación? o ¿simplemente es un problema que se debe trabajar? 

Los celos al igual que el amor son un sentimiento tan natural del humano como el miedo o la alegría, para entender esto se puede tomar un sencillo ejemplo, recuerdas en la infancia si tuviste alguna vez un hermano o visita en la casa, como toda la atención se concentraba sobre tu hermano menor o la visita, mientras a ti te decían “silencio, los mayores estamos hablando” o cuando tus amigos te ignoraban y se iban a jugar con los que tenían mejores juguetes, ese sentimiento de impotencia por creer que se perderá lo que creemos poseer son celos. 

¿Entonces como es natural se deben dejar aflorar?

La respuesta es no, puesto que los celos son tan dañinos para la persona como en muchos casos para los que van dirigidos, los celos provocan diferentes trastornos en las personas como el miedo, la ansiedad, la violencia que generalmente termina con agresiones físicas a quién se quiere poseer. Si bien es algo complicado de trabajar se debe evitar en cualquier tipo de relación y sobre todo en las relaciones amorosas, en las  que se tiene el ya obsoleto pensamiento de “si tiene celos es que me quiere” o “si tiene celos es porque yo fui el culpable” y esa mentalidad se debe cambiar, los celos son problema de la misma persona que los tiene, en nada debe afectar el comportamiento de su pareja. 

¿Por qué surgen?

Como dije anteriormente los celos surgen por la desconfianza que se tiene ante lo que se cree poseer, del miedo de perder a esa persona y tal vez acabar un vínculo una etapa, pero ese es el primer error que se comete, Las personas no son posesión de nadie cada ser humano es libre de pensamiento y acción, sin importar si decidió tener un compromiso afectivo con otra persona, que es en lo que muchas personas se equivocan; al formar una relación amorosa o afectiva, llámese novios, matrimonio, o simplemente amigos, se forma un vínculo en el que debe primar la confianza este sentimiento debe ser el que dirija cualquier tipo de relación acompañado correctamente de la comunicación, si estos dos factores están en una los celos serán nulos, por otro lado si estos sentimientos no se encuentran en la relación los celos surgirán y convertirá la relación en algo toxico que terminará por destruir todo sentimiento de amor y afecto en la relación.

¿Los celos son enfermedad?

Los celos son naturales, pero en exceso se convierten en un problema patológico, pues afecta gravemente toda su cognición emocional, trayendo consigo problemáticas como baja autoestima, mitomanía o tendencia a inventar historias y creérselas, depresión, agresividad física o verbal, ira y descontrol emocional. 


Estos pueden ser perjudiciales para cualquier persona al punto de llegar a ser una persona asocial o peligro para la sociedad, pues se registran muchos casos donde es tan alto el grado de celos que termina en la muerte de alguien querido, o el suicidio de quien siente los celos, por estos casos es que los celos no se pueden pasar por desapercibidos, se deben evitar a toda costa, aunque estos son difíciles de trabajar y muchas veces causan daños irreparables. 

¿Cómo se si mis celos son excesivos o normales? 

Existen diferentes tipos de celos entre los que se pueden distinguir pequeñas diferencias, entre los celos que se engloban entre excesivos o vitales, se debe tener en cuenta que aquellos celos vitales si no son tratados a tiempo pueden evolucionar a unos celos excesivos. Los tipos de celos que se identifican son: 

• Vitales : o Los celos vitales son aquellos en los que no interfiere nadie, son celos a partir de los logros y triunfos de los demás, dañando asimismo su imagen y autoestima, la solución más práctica para estos celos es hablar con alguien sobre sus sentimientos y no compararse con el resto de la gente, sentir que alguien lo acompaña.

• Reactivos:o Los celos reactivos implican una relación, ya sea infantil, amorosa, de amistad, laboral o social, la persona celosa lo justifica por el comportamiento de los otros, no obstante sus razones no son válidas, la mejor solución para estos casos es sin duda que por el medio del dialogo se admita que tiene celos y que sus miedos no estaban bien estructurados.

• Excesivos: o Los celos excesivos son aquellos en los que las personas se convierten en alguien posesivo, territorial y pasional, este tipo de celos generalmente se ve en las relaciones amorosas, pero se tornan excesivos cuando priva de la libertad a la otra persona, ya sea espiando sus redes sociales, siguiéndola en sus salidas, o llegando a los casos extremos de encerrarla o forzarla a hacer cosas como mostrarle sus conversaciones, dar explicaciones, entre otras cosas de ese estilo. 

En estos casos la persona que tiene los celos se destruye así mismo, y ya es considerado una patología , porque ve a los demás como objetos, algo que debe poseer, y se hace daño así mismo al no ser consciente de lo que sucede a su alrededor.

La mejor solución para este tipo de celos es tratar con un psicólogo, las personas que no se tratan a tiempo suelen incidir en la violencia o tortura ya sea propia o con los demás. 

¿Cómo saber si tengo inicios de celos? ✓ Constantemente tengo ansiedad por saber qué hace la otra persona.✓ Observo con quién chatea y habla por celular.✓ Lo cuestiono fuertemente como si de una entrevista se tratara.✓ No puedes entender que la otra persona también tiene amigos, compañeros de trabajo, con los que puede salir sin estar contigo. (Dale su espacio)✓ Te imaginas cosas como engaños y traiciones sin tener pruebas de lo que piensas.

¿Cómo controlarlos a tiempo? ✓ Mantén una sana comunicación con tu pareja.✓ Confía en tu pareja, si decidieron tener una relación es porque ambos tuvieron un pacto de confianza, no la destruyas imaginando cosas sin sentido. ✓ Mejora tu autoestima, muchas veces nos sentimos menos que el amigo o la amiga con la que sale nuestra pareja, pero si te eligieron para una relación por encima de todas las personas del mundo fue por algo. ¿No crees? ✓ Cambia la rutina, si no estás con tu pareja, prueba salir también con amigos, de distraerte.  ✓ Habla con tu pareja y revivan el amor con nuevas actividades.

¿Qué hacer si las sospechas de los celos eran correctas? 

Si tu instinto e intuición lograron descubrir que tus celos apuntaban hacia lo correcto y tu pareja te engañaba, por ningún motivo accedas a la violencia, lo mejor será discutir cuando ambos estén calmados y ver el por qué se llegó a esa situación, quizás tuviste mucho que ver en la decisión de esa persona, no obstante si se quiere regresar se debe perdonar de corazón pues una relación sin confianza es difícil de llevar, si las cosas no mejoran, trabaja tu autoestima y ve a disfrutar la vida, pues tu felicidad no puede depender de alguien más.