¿Cómo puedo detectar si mi hijo tiene baja autoestima?

Existen mecanismos para identificar conductas que puedan sugerir que nuestros niños tienen baja autoestima y forma de hacer que ésta mejore. Acá te mostramos algunos.

La reacción de un niño ante una situación que pueda poner a prueba el nivel de confianza que tiene en sí mismo es una forma muy efectiva de evaluar el nivel de autoestima del pequeño. Si un niño se muestra inseguro ante algún reto o se le nota muy dubitativo ante una elección simple puede ser una señal de alerta. De igual modo si es pesimista frente a la mayoría de situaciones, parece convencido de que las cosas no se le van a dar bien o en un ambiente lúdico se le ve retraído.

Cuando un niño no muestra confianza en sí mismo puede que se deba a que se le ha restringido su personalidad y busca copiar el modo en que los demás hacen las cosas. La permanente búsqueda de modelos de comportamiento es un claro indicador de que el niño tiene baja autoestima. Un pequeño que no confíe en el talento que tenga para actividades cotidianas como dibujar, cortar, jugar o, incluso, comunicarse, estará fijándose en el modo en que sus compañeros de clase ejecutan esas tareas para así tener garantía de que lo está haciendo correctamente, así no sea así.

Tips para que los padres combatan la baja autoestima en un niño

La primera clave para subir la autoestima de un niño es que, cuando éste ejecute alguna tarea, juegue algún juego o haga cualquier cosa, estemos pendientes de valorar el proceso más que el resultado. Es importante que motivemos al niño a que se entretenga y considere el proceso como algo más valioso que el producto de su ejercicio y hacer una interpretación constructiva sobre éste en caso de que no salga bien. Lo fundamental es que el niño sienta que no es más valioso el resultado de lo que hizo, sino el que lo haya hecho él, que lo haya intentado. Que lo importante es él. El verdadero objetivo de este ejercicio es que el niño sea educado para “ser” mejor. El contexto social en el que el niño se vaya a desarrollar se encargará de que el niño busque “tener” más.

Lo más conveniente cuando estamos criando a un niño es que desarrolle el potencial innato que tenga para las actividades que le agradan, esto se logra permitiendo que construya su propia identidad y que, a partir de ésta, se desenvuelva en los campos que sean de su interés. Eso lo logramos facilitando el contexto para que exprese ese potencial sin restringirlo, ya que es propio del niño y es buena idea explotarlo.

Para explotar ese potencial intrínseco  en primer lugar debemos identificarlo con claridad y hacer que las actividades cotidianas del niño se vean estimuladas a partir de éste. Entre más estímulos encuentre el niño a su alrededor que estén relacionadas con el potencial que hayamos descubierto en él, más fuertemente estaremos fortaleciendo su propia personalidad y el producto que tendremos de haber estimulado ese potencial será un niño más confiado en sus capacidades, más satisfecho con sí mismo y con el resultado de las cosas que haga y más feliz. El que cualquier ser humano que haya alcanzado el éxito en las cosas que haga se debe a que desarrolló su potencial de acuerdo a su identidad innata.

Si identificamos en nuestro hijo conductas que puedan sugerir que tiene una baja autoestima tenemos que ponernos en la tarea de observar muy detenidamente las cosas que hace y escuchar con mucha atención las cosas que dice, esto con el fin deencontrar los prejuicios que se haya creado sobre sí mismo y la opiniones que estén limitando el desarrollo de su personalidad y estén causando que la autoestima del niño esté baja. Es a partir de esas observaciones que podremos encontrar fórmulas para que el niño haga una reinterpretación de esos prejuicios de modo que se concientice de ellas, las racionalice y lleve a cabo un proceso cuyo resultado será, finalmente, que los miedos que se hayan suscitado a raíz de esa mala imagen que tiene de sí mismo desaparezcan.

Reiteramos: es capital encontrar cuál es el potencial que podemos explotar en la personalidad del niño. Este hallazgo se convierte en la más poderosa y efectiva herramienta para desarrollar su propia forma de ser y evitar que caiga en los problemas que conlleva la baja autoestima. El apoyo de nosotros, como padres, es fundamental para que el niño crezca interiormente para que éste pueda encontrar qué le apasiona y que le hace feliz. En lo que puede invertir toda su energía, inteligencia y talento.

Otra estrategia que podemos adoptar para desarrollar la personalidad del niño y subir su autoestima es reforzando su educación en los temas que le interesan. Claro, que el niño sepa matemáticas resulta muy importante para poder completar su educación básica, pero debemos comprender que si un niño encuentra gusto en otra materia, ya sea dibujo o música, y ésta se le facilita más que las demás es más probable que el pequeño alcance la excelencia en las materias de su interés que en las que no se le dan tan fácilmente. Si pensamos en clave “reforzar en las materias del interés del niño” en vez de “reforzar en las materias en las que no encuentra tanto interés”, veremos cómo alcanza el éxito en las primeras al tiempo que desarrolla su personalidad, mejora su autoestima y mayor disposición para otras materias.

Para terminar traemos un corto cuento de Alejandro Jodorowsky

– Maestro, tengo un problema con mi hijo
– Me trajo las notas del colegio, una alta calificación en dibujo y una pésima calificación en matemáticas.

– ¿Qué harás? – dijo el maestro

– ¡Lo pondré de inmediato a tomar clases particulares con un profesor de matemáticas!

– Necio, ponlo de inmediato a tomar clases particulares con un profesor de dibujo.
– Todos servimos para algo pero no todos servimos para lo mismo.

Experimentando la depresión

Ese dolor profundo que nos carcome internamente, que quema el alma, que nos rompe en lo más profundo cada fibra de nuestro ser, ese vacío infinito, profundo, torturador, ese dolor infinitamente aterrador que no encuentra calma, esos vacíos profundamente arraigados, dolorosos, que nos arden internamente y no se llenan con nada.

Sin encontrar salida, buscamos incesantemente la puerta de escape sin obtener respuesta alguna. Estamos atrapados entrepenurias, encarcelados en ese laberinto de congojas, donde todo se nubla, y nada tiene sentido, esa mirada perdida nublada por las lágrimas ya no ve nada y simplemente todo da igual.

Ya nada importa, no hay interés alguno en la vida, nada llena, nada satisface, nada quita esa tristeza profundamente arraigada que viene del alma, de las fibras más recónditas de nuestro ser, ese espacio de dolor donde agoniza el alma con cada lágrima que baja rodando por las mejillas, ardiéndonosen lo más profundo cada espacio, cada pedacito del alma que nos llora por dentro.

Milímetro a milímetro, centímetro a centímetroinmisericorde, inhumanamente perverso, insaciable que no encuentra  calma para tan incomparable dolor, donde la humanidad se nos quiebra dividiéndose en mil pedazos,  retorciéndose de sufrimiento, sin que importe nada, donde el tiempo inclemente trascurre lentamente torturándonos dandogemidos de dolor agonizante y profundo infinitamente insoportable, imparable, tortuoso, nefasto, donde el alma enmudecida clama clemencia ruega llenar ese vacíoespantoso que nos impide avanzar.

Todo aquello paraliza, nos aturde, nos atonta y nos arrastra por abismos profundos de insatisfacción total, de luchas con gigantes invencibles donde el tiempo corre como un verdugo que no detiene la marcha implacable que nos arrastra a los abismos profundos de la ansiedad mezquina desesperante y desestabilizante llena de angustia y de un dolor sofocante y nauseabundo que nos consume cada vez más.

Donde no hay calma donde la paz no llega y esa guerra profunda sigue y sigue asesinando lentamente cada sueño cada ilusión sin la esperanza de que pase, de no ver luz entre tanta oscuridad que se eterniza ante tanto dolor y las lágrimas corren y corren como un torrente saliendo pornuestros ojos como un mar de infinitas y profundas aguas que ruedan por las mejillas imparables. gota a gota van cayendo sin esperanza, donde el dolor nos consume en ese vacío tortuoso y mezquino acechándonos sin tregua.

y nada cambia solo el dolor latente, verdugo cruel e insaciable que no  da respiro que sigue y sigue sin parar, ese sufrimiento del alma carcomiéndonos internamente nefasto dolor que nos paraliza y nos consume la vida de la manera mas cruel e inmisericorde donde el alma se nos arruga de tanta tristeza,  sentimientos encontrados, recuerdos que abruman  y  retumban en los oídos como una bomba ensordecedora que retumba  con crueldad, latigándonoscomo un verdugo inquisidor y violento que nos asecha sin piedad donde la risa ya no tiene cabida y el dolor es como un fuego voraz y consumidor que quema sin piedad estrepitantenauseabundo fuego voraz que penetra las fibras profundas y lejanas de nuestro ser imparable vengativo insostenible tormento que no conoce piedad que no para, asesino aniquilador de nuestra vida desmesurado que va paso a paso destruyendo nuestra más profunda esencia.

 Miedos que atormentan y no encuentras salida para esta congoja,  incansable,  imparable nauseabundo que se apodera sin clemencia de nuestro ser, sin avances sin respuestas atormentador inmundo que nos atrapa que nos consume y mengua nuestra vida susurrante atormentador de nuestras emociones   socavando los sentimientos más puros y consumiéndolos llevándonos al abismo de la duda y la incertidumbre vacíos inmundos que no callan que no  cesan  que no calman que nos atrapan en un desierto de amargura de inseguridades atrapados en un dolor que nos consume que no nos da tregua ni respiro que nos anula y nos lleva a experimentar los tormentos más absurdos donde el alma ya no puede, extenuada no responde ante tanto vituperio ante tanta amargura resquebrajada entre pedazos que se dividen y se subdividen enmudeciéndola.

Ese laberinto de oscuridad esa prisión donde la mente atormenta sin cesar, incansable bombardea sin parar, atormentador cobarde que no cesa, arrinconándonos,atropellándonos, cansa, nos mengua, deteriorada ya no puede más busca fuerzas para sobrevivir de esta batalla pero nada calma ese sufrimiento inmundo que atormenta los sentidos,sin tener fin. 

Soslayando cada aliento, consumiéndolo todo, devorador de esperanzas que no llena, vacío infinito y cruel que no para, limitante, donde te sientes miserable, profundamente insignificante, poca cosa, oscuridad profunda, que nos va matando lentamente, vilmente, hueco inmundo que nos atrapa en un circulo profundo, negro, oscuro, vacío, eso eres depresión. 

lugar de fracaso, de rechazo de auto conmiseración ese circunloquio aterrador y esclavizante donde te clavan espadas puntiagudas y filudas, que te hieren el alma esedolor aterrador maquiavélico, vil, que nos carcome que nosconsume las mas profundas fibras de nuestro ser, horrorosotorturador, imparable, insostenible, inacabable,rompiéndonos  por dentro en mil pedazos, pedacitos de vida que se nos van, que nos menguan pero que tenemos que parar y batallar como los más grandes guerreros, derribando gigantes aniquilándolos llevándolos a los más profundos abismos sin piedad venciéndolos para  salvarnos.

Porque ese aliento de vida que aún nos queda en el alma  vence y toma la autoridad para destruir esos enemigos implacables y perversos esclavizadores que nos han tenido sumidos en la derrota profunda y para los que no hay clemencia, tenemos que derrotarlos aniquilarlos volverlos pedacitos liberándonos de ellos para que nuestra alma vuelva a respirar y nuestra vida vuelva a florecer donde nuestros sueños reverdezcan y la primavera  florezca, donde el sol alumbre una vez más con todo su esplendor iluminando esa oscuridad, cesando el dolor,  y llegando la luz  a poner orden, liberándonos del  caos en que cayo nuestras vida. 

Y ahora, surge la esperanza, los sueños se cumplen, se derriban los muros, las ilusiones llegan y     la vida vuelve a sonreír.  La felicidad impregna de aliento cada paso que damos, motivándonos, mostrándonos esa dimensión desconocida donde el alma ríe ,  y el amor retoma su lugar, y crecemos y crecemos salvando nuestras vidas, lo hemos logrado . Hemos ganado la batalla.   

Creyendo para no morir

Creyendo para no morir

La vida de cualquier persona está adherida a una creencia constante, creencia a la soberanía y potencia de los padres, una creencia sobre la soberanía del colegio, de los profesores e incluso, una creencia hacia la soberanía de los compañeros que han determinado el devenir de nuestra existencia. En todo caso, en estas líneas se tratará hablar sobre la religión, la cual ha estado acompañando la historia el hombre desde tiempos primitivos.

Independientemente de la religión que cualquiera de ustedes profese, lo único importante acá es rescatar el carácter esperanzador que toda religión trae consigo. Cuando una persona se afianza a una religión o a una creencia, este se afianza a una existencia movida por la fe; así pues ¿qué es la fe?

La fe es ese motor que motiva a las person os as a salir adelante, la fe es esa fuerza que activa una visión que logra que las personas vean lo imposible como posible. Así pues, es allí donde todas las personas llegan y reposan a la diestra de la fe, pues reconocen que, sin la fe no van a poder lograr sus objetivos de vida.

Son diversas las razones por las cuales las personas deciden optar por una religión, unos recurren a ellas por sanidad, otros recorren por libertad, otros por soledad pero en cualquiera de los casos que anteriormente se nombra .Siempre va a haber una constante en la existencia humana cuyo fundamento reposa en la necesidad y las ganas de creer en algo o en alguien; desde tiempos inmemorables nuestra existencia ha estado ligada a la búsqueda de dioses para que respondan cuál es el fin u objetivo de nuestra.

Sin embargo, versiones científicas sostienen la inexistencia de un Dios omnipotente y omnisciente. En contraste de ello, está la fe de las personas quienes a pesar de las pruebas desde lo científico que demuestran la inexistencia de dios, la gente se niega a abjurar de su fe; por el contrario, se aferran más a su creencia y con ojos de esperanza y con ojos de amor visualizan todo como si fuera posible. La fe pues, es un motor fundamental para la vida de cualquier persona y en algún momento de nuestra existencia la habremos usado con diversos fines.

Aún, inconscientemente cualquier persona ha hecho usanza de la fe. La fe no sólo es un motor que nos motiva a realizar algo, la fe también es la esperanza en lograr algo que a simple vista es difícil. No se necesita pues, tener religión alguna para tener fe. Propiamente dicho, la fe puede estar disfrazada en términos como la pujanza, la entereza y la esperanza, pero siempre ha estado concomitante con nuestro camino en la vida. Si aún la fe hace presencia en la vida de creyentes y no creyentes, cuánto más lograrán desarrollarla aquellos que le conceden soberanía bajo la imagen de una deidad.

En situaciones de dificultad es muy común que nuestra existencia se aferre hacia la religión. No es deber de nadie decir si es algo bueno o malo, simplemente es un hecho que sucede con frecuencia y que nos recuerda la fragilidad humana. Es curioso, pero en tiempos de bonanza, de riqueza, salud y bien nuestra fe usualmente está apagada, creemos que no necesitamos nada y que la cuantía de nuestras posesiones o la buena salud es dada por nosotros mismos; empero, cuando llega una enfermedad, una quiebra, una mala noticia, mágicamente la fe aparece y se aviva. 

Se podría pues asegurar que, la fe, es el elemento que más nos recuerda nuestra vulnerabilidad como especie. La fe aparece cuando nuestra potencia caduca.

Ante los embates que ofrece la existencia, la esperanza, es lo último que se puede perder. Si la esperanza y la fe es reavivada mediante la religión, pues, hay que aprovecharla. Lo único que un ser humano no puede darse el lujo de prescindir es de las ganas de salir adelante, cuando se pierde cualquier motivo de seguir avante, se pierde en sí la vida misma, pues no se necesita morir físicamente para morir emocionalmente.

Nuestro ser es un mundo que necesita ser equilibrado en todo aspecto y, en muchos casos la religión ha servido para poder remover emocionalidades malsanas que están enquistadas en lo más profundo de nuestro ser. 

Si nuestro cambio no se produce de adentro hacia afuera, jamás se llegará a dar resolución a cualquier situación que esté acechando nuestra vida. Por ello, es de vital importancia que nos aferremos a creer, a creer en que todo va a salir bien en nuestra vida, creer a través de una deidad o a través de nuestra propia capacidad es vital, lo único que no podemos permitirnos es la capacidad de creer. Sin creencia alguna, nuestra vida será miserable e inestable, porque si algo da seguridad es la esperanza o la fe. 

A todos ustedes les digo, nunca pierdan la esperanza sin importar lo que suceda, sin importar la edad. Lo único que no se nos puede perder es la esperanza pues, la fe es visualizar todo como si fuere posible, la esperanza es ver un mundo mejor, la esperanza revive, crea, sueña, la esperanza es tener la capacidad de poder hacer lo que queramos; porque para eso fuimos creados.

Fuimos creados para ser felices, no fuimos creados para vivir en guerra, en contienda o en una vida miserable, porque nuestro estado natural es estar paz,nuestra naturaleza es de amor más nuestra naturaleza nunca será de odio, de rencillas, de celos; nuestra naturaleza se enmarca con lo bueno, con lo puro, con lo sacro y es algo que nadie nos puede quitar,debemos cultivar la esperanza para poder segar en lo que tanto anhelamos. 

Una existencia sumergida en la pena, la tristeza o la guerra no generará nada bueno, el peor enemigo de nuestra existencia es el fracaso y la incredulidad.debemos pues, conservar la esperanza intacta, pues la existencia humana debe estar siempre sujeta a la creencia hacia algo la cual nos permitirá empoderarnos y estar seguros para hacer lo imposible, posible.

¿Qué significa ser una persona resiliente?

¿Qué significa ser una persona resiliente?

Resulta común ver personas que tras un evento doloroso, difícil o traumático, logran volverse más fuertes, más felices y con más capacidades de salir adelante. Existen varios ejemplos de personajes famosos que tras pasar por este tipo de experiencias fáciles, se han convertidos en personas más fuertes y se han recuperado; eso es la resiliencia: la capacidad de salir de situaciones complicadas fortalecido. 

Ejemplos hay de sobra: Stephen Hawking, Christopher Reeve, Eric Abidal Maria de Villota, entre otros, son personas que han pasado por momentos de gran dificultad en su vida pero que aún así han salido adelante y han usado estas experiencias como un aprendizaje  y una posibilidad de crecimiento. No es fácil salir de un cáncer agresivo, quedar en silla de ruedas de por vida o perder una parte del cuerpo, sin embargo, estos personajes supieron utilizar esto a su favor y no dejar de hacer sus actividades y pasiones enfrentando la vida de la mejor manera. 

De acuerdo con la RAE, la resiliencia es la “la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas”. De acuerdo con los estudios recientes, se piensa que la resiliencia como concepto surge de la física. Según la cual, este concepto hace referencia a la capacidad que tienen algunos metales para doblarse y luego volver a su posición original cuando se deja de ejercer presión sobre ellos.

Por su parte, en la psicología, disciplina en la cual se acuña el término por primera vez para categorizar fenómenos humanos, “se usa la metáfora de los juncos” para explicar el concepto,. “Cuando el caudal aumenta considerablemente, los juncos de los ríos se doblan, sin romperse y sin quebrarse, y luego vuelven a su posición original cuando las aguas recuperan su aspecto habitual”, añade. Pero aún permanece la pregunta: ¿Qué determina nuestra resiliencia o por qué algunas personas pueden desarrollarla y otras no?


La resiliencia es entonces una habilidad que muchas personas tienen y que no necesariamente está determinada por la genética o por los antecedentes familiares. Es posible, de hecho, aprender a ser resiliente con el tiempo. Adquirir esta habilidad a lo largo de la vida es algo que se puede lograr con esfuerzo. De hecho, se ha observado en algunos estudios que las respuestas resilientes están entre un 30 y un 50%, contrario a lo que se esperaría. Inclusive, es posible que haya personas que se sorprendan a sí mismas cuando se dan cuenta de su capacidad de ser resilientes. 

Lo difícil de poder saber si que cuenta con esta habilidad o si la puede desarrollar es que se debe pasar necesariamente por una situación difícil.  Según un reconocido académico de la Universidad Complutense de Madrid, “la persona (y esto enlaza con otro concepto psicológico que se llama crecimiento tras la adversidad) descubre esas capacidades nuevas que desconocía y se siente mucho más seguro para enfrentarse a otras experiencias. Uno redescubre cuáles son sus determinados valores, y esto conduce a un cambio vital, de filosofía de vida”, agrega. 

Una de las personas que mencionamos anteriormente es María de Villota, quien después de perder un ojo en un accidente, siguió siendo piloto de Fórmula 1 y aumentó su fuerza y tenacidad en las competencias. Incluso se atrevió a afirmar que: “Ahora veo más que antes lo que es importante en la vida”, mostrando su capacidad de salir adelante tras la situación que vivió y ser resiliente. 

En la antigüedad, se consideraba que las personas resilientes- no existía el término en ese entonces- eran personas enfermas y que no actuaban con normalidad. Se consideraba que esta habilidad era algo negativo y que no tenía ninguna lógica. Este rasgo se consideraba como una patología que mostraba una incapacidad de canalizar las emociones negativas producto de la vivencia de experiencias traumáticas. Se pensaba que aquellos que eran resilientes no estaban procesando sus emociones de manera adecuada, cuando por el contrario esto es algo completamente sano y normal. 

Sin embargo, es importante aclarar que algunas personas pueden sentir experiencias de dolor pero no experimentarlo en el ámbito social. Incluso, pueden mostrar frente a los demás que  no están experimentando ningún problema y que se sienten felices y continuar su vida de forma normal. Este tipo de actitudes no son resilientes sino que tratan de ocultar su tristeza y demostrar a los demás que no tienen ninguna preocupación. 

Uno de los factores que contribuyen a la resiliencia de una persona es la espiritualidad o religiosidad. Esto hace que las personas adquieran un sentido y propósito de vida más allá de las circunstancias que se presenten. A su vez, la religiosidad y espiritualidad, hacen que las personas tengan un circulo social de apoyo que les ayude a superar los traumas de forma más rápida y llevadera. Lo anterior, tiene que ver con que las personas que acuden a centros religiosos, pueden expresar sus sentimientos y emociones con gente que piensa de la misma forma que ellos y les da apoyo. 

Sin embargo, la flexibilidad en las creencias es importante puesto que el ser muy radical, es perjudicial ya que las personas tienen un pensamiento muy cuadriculado que obstaculiza la recuperación frente a las adversidades. 

Finalmente, lo importante de la resilencia es verle el lado bueno a toda situación, es tratar de ver la vida como una lección y que cada cosa que nos pasa cumple un propósito en nuestra historia, ya sea una buena o mala experiencia. Claramente no es fácil hacerlo y se requiere mucha paciencia y valentía pero vale la pena hacerlo porque después de todo, las situaciones difíciles siempre van a estar presentes y lo más importante es aprender a superarlas y darnos cuenta de las posibilidades que seguimos teniendo por delante. Nunca es demasiado tarde para volver a empezar ni para corregir errores del pasado y ninguna circunstancia es tan grave que no tenga solución alguna. Siempre habrá obstáculos por superar y cada vez que lo hagamos tenemos que tener presente que saldremos fortalecidos de eso; de eso se trata la resiliencia.

Buscando la felicidad

Buscando la felicidad 

Cuando nacemos, llegamos al mundo sin prejuicios ni condicionamientos sociales. Como niños somos capaces de vivir cada momento sin esperar nada, sin crearnos expectativas, pero con el tiempo, la sociedad en la que nos criamos se encarga de cambiar estos esquemas mentales y nos convertimos en seres insaciables, buscando siempre lo que no tenemos. Es entonces cuando empezamos a pensar que, cuando tengamos lo que todavía no tenemos, entonces y sólo entonces, seremos felices pero cuando finalmente lo conseguimos automáticamente queremos algo más, algo diferente lo que modifica nuestro objetivo de felicidad nuevamente y se convierte en una lucha inalcanzable por la felicidad.

Habitualmente se percibe la vida como un camino de obstáculos que superar y que la felicidad es algo etéreo, que se nos escapa continuamente. La felicidad muchas veces es un estado temporalmente corto y sentimos que puedo no estar a nuestro alcance, que no depende de nosotros o que no lo podemos controlar. Sin embargo, ¿La felicidad depende exclusivamente de aquello que uno ha conseguido, o de que todo a nuestro alrededor sea perfecto? 

La felicidad constantemente se define como un estado de gran satisfacción espiritual y físico con ausencia de inconvenientes o tropiezos entonces es un estado que se lograría cuando alcanzamos nuestros objetivos. No obstante, hay personas que, teniendo las necesidades básicas contemporáneas de bienestar como trabajo, recursos económicos, vivienda, familia, amigos, salud etc., no son felices. Las personas que continuamente se responsabilizan de sus acciones, se ven menos influenciados por el qué dirán y se enfocan en cumplir eficazmente sus obligaciones,  así pues, aquellas personas tenderán a esforzarse en todo lo que hacen, y se perciben como seres más felices e independientes. Por el contrario, aquellos que responsabilizan a fuerzas externas a ellos de todo lo que les sucede, atribuyen a la suerte o la casualidad cualquier éxito o fracaso que obtienen, y no se creen capaces de cambiar su situación a través de sus propios esfuerzos, sintiéndose a menudo sin esperanzas e impotentes frente a situaciones difíciles; por ello son más propensos a experimentar la “infelicidad”. 

Entonces, ¿en qué consiste la felicidad? Aristóteles decía que “la felicidad depende solo de nosotros mismos” y se entiende que la felicidad radica en la capacidad de vivir y disfrutar del momento presente, ya que si se estápendiente del pasado o proyectando constantemente el futuro, se desarrolla ansiedad y estrés. Así que la felicidad es un estado interno de paz y bienestar, pero debemos diferenciarla de la alegría o la satisfacción que son sentimientos temporales asociados a momentos específicos. Comprendiendo la felicidad de este modo, se convierte entonces en un estado constante, que perdura incluso en momentos complicados de nuestras vidas y aunque ser feliz no significa que en un momento determinado podamos llorar, sentir estrés, al contrario, la felicidad es ese estado que nos permitirá tener más recursos y fortalezas para afrontar eventos desafortunados y adaptarnos a cada circunstancia.

La universidad de Harvard ha impartido un curso muy popular acerca de lafelicidad y como conseguirla, el profesor que la imparte es Tal Ben-Shabarun israelí experto en psicología positiva, la cátedra se fundamenta en encuestas y estudios de campo sobre las características y componentes que permiten vivir felizmente, básicamente son cosas bastante fáciles, por lo que estos estudios universitarios soportan esa frase antigua que desde siempre escuchamos que nos dice que» la felicidad está en las cosas sencillas».

A continuación listamos 12 consejos para conseguir la felicidad según la catedra de Ben-Shahar:

1. Realiza algún ejercicio: Hacer una actividad física es igual de bueno que tomar un antidepresivo para mejorar el ánimo, 30 minutos de ejercicio es el mejor antídoto contra la tristeza y el estrés podemos empezar con caminar un poco todos los días.

2. Desayuno la comida más importante: Algunas personas se saltan el desayuno porque no tienen tiempo o porque no quieren engordar, los estudios demuestran que desayunar ayuda a tener energía, pensar y desempeñar exitosamente las actividades durante todo el día.

3. Agradece a la vida todo lo bueno que tienes: Puedes escribir en un papel 10 cosas que tienes en tu vida que te dan felicidad, cuando hacemos una lista de gratitud nos obligamos a enfocarnos en cosas buenas que hemos conseguido.

4. Ser asertivo: “Pide lo que quieras y di lo que piensas”. Está demostrado que ser asertivo ayuda a mejorar la autoestima, en cambio ser apático y aguantar en silencio todo lo que te digan o hagan, genera tristeza y desesperanza.

5. Gasta tu dinero en experiencias no en cosas: Un estudio descubrió que el 75% de las personas se sentía más feliz cuando invertía su dinero en viajes, comidas, cursos o clases, en tanto, sólo el 34% dijo sentirse feliz cuando compraba cosas materiales. 

6. Enfrenta tus retos: “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy” cuanto más postergas algo que sabes que tienes que hacer, más ansiedad y tensión generas, una forma útil es escribir pequeñas listas semanales de lastareas a realizar y cumplirlas. 

7. Pega recuerdos bonitos, frases y fotos de tus seres queridos por todos lados; Llena tu refrigerador, tu computador, tu escritorio, tu dormitorio, en fin, tu vida de los recuerdos bonitos.

8. Siempre saluda y sé amable con otras personas: Más de 100 investigaciones afirman que sólo sonreír cambia el estado de ánimo de la persona.

9. Cuida tu postura: Caminar derecho con los hombros ligeramente hacia atrás y la vista hacia el frente ayuda a mantener un buen estado de ánimo.

10. Acepta el fracaso: Toma los fracasos como parte de la vida y aprende de ellos.

11. Aliméntate bien: Lo que consumes tiene un impacto importante en tu estado de ánimo. Por esta razón, lo recomendable es comer algo ligero cada tres o cuatro horas para así mantener los niveles de glucosa estables; no saltarse comidas y evitar los excesos. 

12.- Arréglate y siéntete atractivo(a): El 41% de la gente dice que se siente más feliz cuando piensa que se ve bien.

Agregamos finalmente que filosóficamente la felicidad, de hecho, no se reduce solo al bienestar afectivo. Ser feliz supone que seamos capaces de lograr un equilibrio que supere nuestras contradicciones y conflictos, pues la felicidad es el resultado de una conquista primero sobre sí mismos y luego sobre un mundo en el que debemos tener en cuenta a los demás hombres.

Adicción a las compras

Adicción a las compras

Generalmente las mujeres suelen comprar su accesorio favorito, zapatos carteras ropa entre otros… Recuerdo cuando mi hermana me invitaba a comprar ropa , era tanta la alegría que se le notaba que al final accedia acompañarla, pero lastimosamente durabamos horas de almacén en almacén y al final pasamos de nuevo pero ella comprando lo que más le había gustado. Hoy en dia este tema es más común en las redes sociales como instagram que venden ropa usada en buen estado y varios estilos de venta están a la mano de cualquier celular o/u dispositivo con internet.

Algunas personas se ríen de la etiqueta «adicto a las compras»; piensan que es una locura la persona debe «dejar de comprar». Si fuera tan fácil, no sería una adicción real y lo es. Comprar para la mayoría de nosotros significa correr al centro comercial por algunas cosas y luego nos vamos. Los adictos a las compras (a veces llamados adictos a las compras) no se comportan de esa manera.

La adicción a las compras, también conocida como trastorno de compras compulsivas, o compras compulsivas, afecta a millones de adultos. Se describe como la compulsión de gastar dinero, independientemente de la necesidad o los medios financieros. Si bien muchas personas disfrutan de las compras como un regalo o como una actividad recreativa, las compras compulsivas son un trastorno de salud mental y pueden causar graves consecuencia.

Las personas con este trastorno pueden ser adictas a cierto producto, como ropa o joyas, o también pueden comprar cualquier cosa, desde alimentos y productos de belleza, hasta acciones o bienes raíces.

La persona con una adicción a las compras tiene la misma prisa o mayor de hacer compras que la que usa alguien que abusa de las drogas. Una vez que el cerebro asocia compras con este placer o placer, la persona con una adicción a las compras intentará recrearlas una y otra vez.

Poco se sabe sobre esta adicción. La investigación es mixta, con algunos estudios que muestran que las mujeres tienen más probabilidades de tener esta adicción que los hombres. Otra investigación ha demostrado que los hombres y las mujeres tienen el mismo riesgo de desarrollar el trastorno.

Algunos estudios muestran que la edad promedio de una persona con una adicción a las compras es de 30 años. Otros estudios muestran que ocurre entre los 18 y los 20 años, cuando las personas pueden establecer su propio crédito. Sin embargo, aún se necesita hacer más investigación.

Los síntomas

Alguien con una adicción a las compras puede ocultar bien su problema y, a veces, los únicos que saben sobre su problema son los más cercanos a ellos. Las personas con un trastorno de compra compulsivo pueden ocultar sus compras o parecer que tienen mucho dinero para gastar en compras.



Muchos compradores compulsivos transmiten una imagen de riqueza y éxito, mientras que en realidad están profundamente endeudados. Si no pueden dejar de comprar o tienen grandes cantidades de deuda de compras, pueden tener una adicción.

Una persona con una adicción a las compras puede:

-Obsesionarse con hacer compras sobre una base diaria o semanal.

-Comprar para lidiar con el estrés.

-Máximo de tarjetas de crédito o abrir nuevas sin pagar saldos anteriores.
-Siente euforia intensa o emoción después de realizar compras.
Compra cosas innecesarias o compra artículos que no se usan.
-Robar o mentir para seguir comprando.

Sentirse arrepentido o arrepentido por las compras, pero seguir comprando
-Ser incapaz de pagar deuda o administrar dinero.
-Fallo en los intentos de dejar de comprar compulsivamente

¿Cuáles son los tratamientos para la adicción a las compras?


La adicción a las compras puede ser difícil de manejar, ya que hacer compras es una parte normal de la vida cotidiana. Todos tienen que comprar alimentos regularmente, y cosas como ropa, productos personales y automóviles de vez en cuando. Pero simplemente dejar de comprar no puede tratar una adicción a las compras.

Santa Cruz de Tenerife.- 07.01.13.- Primer día de la rebajas de enero.



Dependiendo de la severidad de la adicción a las compras, el comprador compulsivo puede necesitar ser «cortado» del flujo de efectivo.

Alguien más puede necesitar estar a cargo de sus finanzas. En casos raros, una persona con adicción a las compras puede necesitar ingresar a un programa de adicción para pacientes hospitalizados.

La mayoría de las veces, una adicción a las compras puede tratarse con terapia conductual y asesoramiento individual. La persona con una adicción a las compras debe desarrollar el control de los impulsos y también aprender a identificar los factores desencadenantes.



En muchos casos, la adicción a las compras puede deberse a problemas emocionales más profundos o problemas de salud mental. Si se debe a la depresión u otros problemas de salud mental, los medicamentos pueden ayudar. Un experto en salud mental puede ayudar a determinar si esto es una posibilidad.

El tratamiento apunta a interrumpir el ciclo de auto perpetuación, enfrentar el problema y desarrollar formas nuevas y saludables de pensar, sentir y actuar.

Además, la creación de una red de apoyo de amigos y familiares y otras personas con adicciones a las compras puede superar sus problemas y seguir viviendo una vida saludable y satisfactoria.

¿Cuál es la perspectiva para la adicción a las compras?

Si no se trata una adicción a las compras, los compradores compulsivos se endeudarán cada vez más. Pueden perder amigos y la confianza de sus seres queridos en el proceso. Incluso podrían perder su hogar o propiedad si no pueden administrar su dinero.

Alguien con una adicción a las compras puede recurrir al robo para mantener su hábito, lo que lleva a arrestos y cargos criminales. A veces, solo piden ayuda cuando «tocan fondo» y ocurren eventos graves.

Para superar la adicción, las personas con un trastorno de compra pueden necesitar un familiar o un amigo cercano para ayudarles a administrar su dinero en las primeras etapas de la recuperación. Pero en última instancia, es su responsabilidad aprender los hábitos de gasto apropiados. La parte más difícil de una adicción a las compras es lidiar con los resultados financieros del comportamiento adictivo.



Es posible que alguien con una adicción a las compras deba declararse en bancarrota, refinanciar su hipoteca o aceptar un trabajo adicional para pagar la deuda. Además, pueden tener dificultades para encontrar un trabajo o alquilar una casa si tienen un puntaje de crédito bajo.

Al igual que otras adicciones, un comprador compulsivo puede recaer. Pero con el apoyo adecuado, pueden aprender estrategias de afrontamiento y retomar el camino hacia la recuperación. A pesar de los desafíos, una persona con una adicción a las compras puede aprender a manejar la adicción y adoptar conductas de gasto más saludables.

¿Malestares, preocupaciones, estrés? Puede ser ansiedad

¿Malestares, preocupaciones, estrés? 
Puede ser ansiedad

El tiempo no me alcanza, todo lo que hago no funciona, tengo miedo constante, siento paranoia. Estas y muchas más frases son las quejas que suelen tener las personas que sufren de ansiedad, pero ¿qué provoca la ansiedad?, ¿es natural tener ansiedad?, ¿existen soluciones? 

La ansiedad es algo normal de las personas, quien no ha tenido un poco de nervios antes de entrar a una entrevista de trabajo, al sentir que vas tarde a un sitio o al conocer a alguien nuevo; estos eventos que generalmente no son frecuentes en nuestra vida causa lo que denominamos ansiedad. La ansiedad es un sentimiento que sigue una serie de patrones que nos produce miedo e incertidumbre por aquello que va a suceder y muchas veces suele ser funcional porque nos mantiene activos y pendientes a cualquier cosa que pueda suceder, no obstante existen casos en los que estos síntomas son frecuentes y cotidianos, causando daños mentales y algunas veces cerebrales en las personas.

Es elemental conocer algunos de sus síntomas:

 • No controla sus reacciones o no puede socializar fácilmente

• Sufre de estrés

 • Cambia o mantiene actividades poco comunes, (por ejemplo no hablar con nadie, miedo al pasar por puentes, etc)

• Problemas para dormir

• Tendencia a temblores

 • Constantemente está agotado o muestra síntomas de cansancio

 • Pérdida del apetito

 • Hiperventilación 

Estos síntomas pueden estar relacionados directamente a la ansiedad, no obstante puede que la ansiedad sea solo un síntoma de una enfermedad más grave o que se haya desarrollado a un punto que puede ser catastrófica. 

Existen diferentes tipos de ansiedad entre los cuales se pueden notar diferencias notables que permitirá distinguir que soluciones son más prácticas o efectivas en las personas. Los más comunes son los siguientes:

• Trastorno de ansiedad generalizada (TAG) : Como se nombró anteriormente es normal tener un poco de ansiedad y preocupación por problemas económicos, la salud de la familia o problemas que no faltan en ninguna situación, sin embargo las personas que sufren de (TAG) suelen estar preocupados 24/7 siempre tienen miedo de que algo va a pasar y muchas veces por problemas que no son tan graves o que tienen fácil solución, por ejemplo preocuparse por echarle muy poco condimento a la comida, porque su amigo se le olvido saludarlo y muchas otras circunstancias que aunque pueden producir algo de malestar no se le debería dar mucha importancia. Las personas que desarrollan este trastorno generalmente lo hacen en su juventud y en su adultez se desarrolla en su totalidad, su tratamiento puede ser largo, pero con un acompañamiento juicioso se puede evitar totalmente, para ello es elemental dialogar con tu medico contarle tus síntomas y  te puede dar una serie de terapias o drogas que te calmarán, (preferiblemente sigue las terapias para no convertirte en alguien dependiente de las drogas).

• Las fobias o miedos: Lo que sentimos al enfrentarnos a nuestros miedos es ansiedad y es algo normal, pero también existen casos extremos o miedos poco comunes como hablar con las personas (fobia social) que provocan un problema en la calidad de vida de la persona , así que lo mejor es enfrentarse a los miedos, admitir que los tienes (muchas personas se auto mienten y no ayuda en nada), buscar terapias o ayuda externa que te pueda ayudar a superarlo más rápido, veras rápidamente que los miedos solo están en la mente.

• Ansiedad provocada: Muchas drogas y sustancias externas al cuerpo suelen provocar la ansiedad, como lo pueden ser los empaquetados, los productos con excesos de azúcar, el alcohol, el cigarrillo y diferentes tipos de drogas alucinógenas. Lo mejor para prevenir este tipo de ansiedad es abstenerse de consumir lo que lo produce, tratar de buscar remplazos más saludables como los endulzantes naturales, pedir ayuda con el nutricionista para mejorar la salud. 

• Ansiedad por separación: Generalmente este tipo de ansiedad se relaciona con las rupturas o separaciones familiares donde los niños son los afectados directos, no obstante se puede relacionar a las rupturas amorosas, las consecuencias pueden ser problemas para relacionarse o ansiedad por temor al abandono de sus parejas, que termina en casos de celos u otro tipo de trastornos.

Como se pudo ver existen diferentes tipos de ansiedad y de ellas se dividen diferentes ramas, lo esencial es identificar qué tipo de ansiedad o preocupación altera el orden de nuestra mente o familiares,  cabe recordar que nunca se puede asegurar el por qué o el cómo se generó el trauma o el trastorno, lo que sí se puede trabajar es la disminución del mismo practicando algunos de los siguientes tips: 

• Cambiar la rutina: Relajarse y sentirse bien consigo mismo puede ser un gran alivio para tu mente y cuerpo, muchas veces la cotidianidad en especial la de la ciudad, suele acabar con la tranquilidad, la mente y el cuerpo de las personas, es necesario darse un respiro.

• Buscar ayuda: Muchas veces cuesta aceptar que estamos enfermos quizás para no mostrar debilidad frente a los demás, pero esto deja de importar cuando ya nuestras energías están en cero, busca a las personas con las que te sientes bien, a tus familiares y seres queridos, en muchas ocasiones el solo tomar una taza de café con alguien querido puede ser lo suficientemente buena para reactivar la vida de una persona o en el peor de los casos busca un especialista, siempre encontrara la forma de ayudarte.

• Regula tu consumo: como pasa en la ansiedad provocada, algunos alimentos o toxinas nos provocan enfermedades, lo mejor es dejarlas, si es difícil dejarlas de tope, puedes iniciar gradualmente hasta el punto de que ya no necesites esas toxinas o alimentos en tu dieta.

Por último algunas veces la ansiedad es provocada por otras enfermedades como la diabetes, la tiroides, enfermedades cardiacas o incluso aquellos que están tratando de dejar las drogas o el consumo de alguna sustancia tiende a estar en constante estado de ansiedad, lo mejor es siempre realizar los pasos aconsejados por los especialistas y rodearte de aquellas personas que te puedan ayudar a superar tus problemas.

¿TE SIENTES ABRUMADO? ES HORA DE INICIAR UN CAMBIO

¿TE SIENTES ABRUMADO? ES HORA DE INICIAR UN CAMBIO

¿Has sentido que en ocasiones la vida se esfuma con casi la misma velocidad con la que vieja la luz? Es decir, que tú y tus conocidos desesperan al no encontrar respuestas rápidas a problemas y que tiempo después comprenden que no eran tan importantes como para tener un efecto tan fuerte en la estabilidad mental.  Esta rapidez no es gratuita, viene con el afán de conseguir soluciones fáciles, arreglos intermitentes y exprés, lo que significa que es probable que los problemas vuelvan a suceder pues no se realizaron soluciones de fondo. 

Suele pasar que las personas esperan la llegada de un elemento que cambie sus vidas repentinamente y para siempre. Puede ser la lotería, una herencia o una piedra filosofal. Sin embargo, ese sueño no está basado en la realidad. Nuestros esfuerzos diarios son una cosecha que necesitan de mucha dedicación para poder convertirse en ascensores a una mejor calidad de vida. Es algo triste pensar siempre en que la única posibilidad de mejorar es por arte de magia y no por lo que actualmente estamos haciendo; estamos despreciando nuestras acciones diarias y nuestra vida, por el afán de conseguir dinero.

Para mejorar su calidad de vida, es necesario seguir una serie de consejos que te permitirán  edificar estabilidad en tu vida. Puede que ya los haya escuchado, sin embargo, vale la pena reiterarlos por la profundidad y densidad de los mismos. Recuerda siempre que necesario escuchar, analizar, evaluar y después de todo este proceso: actuar. Es allí donde radica todo. Tus acciones diarias no sólo van construyendo tu camino por la vida. También son la imagen que irradias respecto a cómo eres, como te sientes y cómo recibes las adversidades. Además de ello, es la acción la que te permite mejorar tu vida. Es innegable que los buenos pensamientos, la energía positiva, las buenas intenciones, la bondad y soñaren alto, son elementos que motivan tu ser. Sin embargo, no atraerás mucho si tu pensamiento se queda en tu cabeza. Manos a la obra y a practicar.

Lo primero que tienes que hacer es aceptar que en tu vida hay esferas que necesitan ser mejoradas. Puede que tu relación sentimental, tu profesión, tu salud, tus amistades, tus estudios, tu economía… esto es un paso sencillo. Nosotros, más que nadie, sentimos el vacío de nuestras vidas, cuando algo no anda bien. Además, que ninguno de nosotros somos considerados como seres perfectos y no podemos negarnos a nosotros mismos nuestras propias realidades. Todos los seres humanos, en donde quiera que estemos, tenemos necesidades que tienen que ser satisfechas. Algunas más importantes que otras, claro está.

Justo después de haber realizado una evaluación consciente, aunque no lo notes, estarás un poco más receptivo. Más flexible ante la vida, dispuesto a generar un cambio. En este punto, tienes que hacer algo parecerá obvio: indagar técnicas o modos de mejora. Pero no es tan fácil. Deber hacer revisiones objetivas y descartar posibles ideas que no te aporten nada. Tampoco te dejes desmotivar, estás a un paso de iniciar algo maravilloso. Debes reconocer que hay personas que se han formado a lo largo de su vida para ayudar a otras personas en momentos de dificultad, si crees que necesitas de un médico, psicólogo, terapeuta o especialista, no dudes en buscarlo. Es natural desconocer muchas cosas y en ocasiones, dichos profesionales, pueden darte luces sobre lo que necesites de una manera más clara y ordenada.

Si descubres que lo que ocasiona el problema es algo grave, no te desmotives. Tienes que  tener fortaleza y decidirte por el cambio. Lo que no puedes aceptar, es seguir actuando de la misma manera como lo has realizado hasta ahora. Como todo emprendimiento, necesita de disciplina, dedicación y algunos sacrificios. Pero piénsalo así: si ya sabes que algo no te hace bien ¿por qué te aferras a él? Puede que te sientas mal, todo cambio es un desequilibrio.  Pero déjalo ir, con calma y mucha paciencia. La vida corre y trae consigo millares de posibilidades para que puedas elegir cómo sentirte pleno contigo a diario.

¡Alerta! En este proceso puede aparecer algo que te puede hacer muchísimo daño, y es lo que el reconocido escritorestadounidense Og Mandino denomina como Aceptacióninsincera. Cuando hayas empezado con algo que creas que va a mejorar tu vida, no te quedes con lo mínimo que te pueda ofrecer y si en otro caso, no te ha ofrecido nada, vuelve a intentar. No basta con decir “estoy mejor que antes” cuando realmente no lo estás. El proceso de evaluación personal e interpersonal tiene que ser constante. Evidentemente, un cambio no será suficiente para toda tu vida. Todo cambia todo el tiempo ¿por qué tú no?

Olvídate también de falsos orgullos, no tienes nada que demostrar a nadie. Haz las cosas por ti y para ti. Ésta convicción te desligará de daños posibles causados por personas ajenas a tu vida. No está mal una crítica constructiva y si crees que es real, escucha; todos necesitamos algo de ayuda para superar algún evento desastroso, para construir éxito y crear cosas nuevas. Sin embargo, si crees que alguien externo a ti habla sobre ti con total desconocimiento de tu situación o buscando enredarte con malos sentimientos, la respuesta es simple: ignórala. Pero no hay que ser grosero; dirige la discusión a otro tema. El asunto aquí, es que deber ser sincero y fiel a ti mismo, has lo que te gusta y actúa siempre pesando en consecuencias positivas para tu vida.

Pide ayuda. No te guardes todo para ti mismo, no tienes por qué arreglar todo. La abrumación es un estado natural del ser humano y está bien sentirlo. Si no te sintieras abrumado, serías incapaz de divisar problemas o dificultades. Pero no estás solo, en ocasiones, el cambio que necesitas para tu vida es ese, abrir las puertas de comunicación y admitir que necesitas ayuda. Si lo haces sinceramente y con la plena intención de mejorar lo que necesita ser mejorado, verás que con mucha facilidad conseguirás apoyo y respaldo.