Relaciones tóxicas

Relaciones tóxicas

Diana es una chica joven y simpática que acababa de terminar sus estudios en la secundaria. Era una mujer que tenía sueños y metas. Quería empezar una carrera profesional y ser exitosa. Y tenía todas las habilidades para lograrlo.

Un día conoció a un hombre. Él empezó a ser especial con Diana, quien nunca había tenido una relación amorosa, pero en este hombre vio algo diferente que le llamó la atención. Diana se sentía bien con él, porque la respetaba y era especial con ella. Por eso aceptó tener una relación sentimental.

Al principio era una relación perfecta, existía respeto y amor. También tenían sus discusiones y diferencias, pero no era algo grave o trascendente, dialogaban y juntos daban una solución al problema. Diana todavía no había ingresado a la universidad, entonces se la pasaba casi todo el tiempo en la casa. El novio de Diana sí estaba estudiando, pero en sus ratos libres estaba con ella. Prácticamente la vida de Diana en ese momento solo estaba enfocada a su novio.

Llegó el día que Diana pudo ingresar a la universidad. Estaba feliz porque sentía que era la primera etapa para poder cumplir los planes y sueños que quería lograr. Era una joven que por sus habilidades y físico tenía varios admiradores. Pero Diana respetaba su relación sentimental y a su novio, solo mantenía una relación de compañeros de clase. Poco a poco su relación sentimental fue teniendo problemas. El novio de Diana empezó a celarla, aunque sus conversaciones con sus compañeros se limitaban a solo lo académico.

Como toda joven, Diana empezó a salir con sus amigas y compañeros de la Universidad. Pero nunca tuvo una actitud indebida con sus compañeros. Solo salía con ellos para divertirse como todas sus amigas y cambiar de ambiente. Su novio empezó a controlarle el celular, sus conversaciones y llamadas. Por todo la celaba. Aunque Diana le explicaba cómo eran las cosas, a él no le importaba. Este hombre le prohibió a Diana que saliera con sus amigas y compañeros.

Al principio de este problema, Diana habló con él y le dijo que no iba a dejar de salir con sus amigas. Y que tenía que entender que esos eran sus compañeros de clase. Entonces su novio decidió terminarle, y le dijo que nadie la amaría como él lo hacía. Diana se creyó esa mentira, y se deprimió, decidió buscarlo, y regresaron. Diana aceptó no salir con sus amigas y compañeros y solo hablarles por cuestiones académicas.

Pero al parecer eso no fue suficiente para el novio de Diana. Los problemas siguieron, pero Diana no se sentía capaz de terminar su relación sentimental porque “amaba” a su novio. Un día su novio le exigió que dejara la universidad. Pero Diana se negó y empezaron a discutir, hasta que su novio se enojó y llegó al punto de pegarle. Lo peor es que Diana seguía con él y ocultaba a sus papás lo que estaba pasando.

Sí estás pasando por una relación tóxica difícilmente vas a reconocerlo. Por eso mira los siguientes puntos que te ayudarán a detectar si estás en una relación tóxica.

¿Cómo saber si estás en una relación tóxica?

· Celos obsesivos. Empieza a celarte con cualquier persona del sexo masculino. No ve las buenas intenciones, para él todo es malo. Todo lo que puedas hablar con otro hombre es sinónimo de que estás engañándolo.

· Te controla todas las áreas de tu vida. No solo va a controlar tus amistades. También tu sueldo, cuentas bancarias, trabajo y estudios. Va a querer controlar y manejar como él quiera todas las áreas de tu vida, sin contar con tu opinión.

· Revisa tu celular. Siente la necesidad de revisar tu celular, conversaciones, y redes sociales. No confía en ti. Cualquier me gusta, comentario o conversación que no le guste, va a reclamarte y a pelear, aunque sea algo sin importancia.

· Controla tu horario y actividades. Quiere controlar tu tiempo. Pregunta inquisitivamente: «¿Qué vas hacer más tarde? ¿por qué harás eso?» o cosas como: «pero sí saliste a tal hora, ¿por qué no estás en tu casa?» Y no solo es eso, también va a prohibirte hacer actividades que te gustan.

· Decide por ti. Tomas las decisiones mínimas e importantes de tu vida. En realidad no le importa lo que piensas.

· Te menosprecia. No le da importancia a lo que logras o quieres. No se interesa por lo que estás pasando o sintiendo. Va a destacar tus defectos y a querer hacerte sentir mal.

· Te lastima física y mentalmente. Pueden llegar al punto donde él te maltrate físicamente por celos o porque «no le hiciste caso». Pero mentalmente también está lastimándote con las cosas que te dice cada vez que se enoja.

· Usa el chantaje emocional. Va a decirte que no eres nada y que sin él no vas a poder. Que nadie te amará como él.

· Quiere que te vistas como él quiere. En algunas situaciones se presenta que los hombres exigen a su pareja vestirse como ellos quieren, por celos. No dejan que se vistan a su estilo.

· Debes ser quien cede ante un problema. Él nunca va a ceder, debes ser tú quien dé la iniciativa para solucionar un problema.

· Te aleja de tu familia y amigos. Te prohíbe compartir con las personas que amas. Hasta tal punto que tú ya no tienes una relación, fuera de la sentimental. No hablas con nadie. No tienes a quien contarle tus problemas.

· No le interesa tus sueños y planes. No le interesa que dejes tus estudios o vida laboral, porque lo que quieres lograr como mujer, a él no le importa.

Una relación tóxica no va a traerte nada bueno. Por difícil que sea, déjala. Puede traer consecuencias graves a tu vida. Ponle un alto a la relación tóxica antes de que sea demasiado tarde. Y poner un alto no es darse un tiempo. Lo mejor en estos casos es alejarse y terminar la relación definitivamente, será duro, pero es lo mejor para los dos.